‘71 [9]

0
1343

71-pelicula

La hipnótica ópera prima de Yann Demange explora de forma brillante y estremecedora la tensión de la Irlanda del Norte de 1971.

  Dirección: Yann Demange Guion: Gregory Burke Fotografía: Tat Radcliffe Montaje: Chris Wyatt Música: David Holmes Intérpretes: Jack O’Connell, Sean Harris, Sam Reid, Paul Anderson, Charlie Murphy, David Wilmot, Corey McKinleyDuración:  99 min. Distribuidora: Vértigo Público adecuado: +16 años (V)71-poster

 Reino Unido, 2014. Estreno en España: 23.1.2015

Lealtades fracturadas

El Conflicto de Irlanda del Norte, o The Troubles como es comúnmente conocido en el Reino Unido, ha sido el germen de diversas obras cinematográficas desde los años setenta. La más conocida es sin lugar a dudas En el nombre del padre, dirigida por Jim Sheridanen 1993, mientras que Hunger, del reputado cineasta Steve McQueen (Shame, 12 años de esclavitud), planteó en 2008 uno de los relatos más provocativos, interesantes, crudos y reflexivos sobre la situación de los presos irlandeses del IRA. A la larga lista sobre este turbulento periodo de la historia inglesa ha venido a sumarse’71, la ópera prima de Yann Demange, un thriller impecable sobre la caótica Belfast de 1971. Nacido en Francia y criado en Inglaterra, Demange se dio a conocer en el mundo de la televisión; él fue el responsable de la interesante serie Dead set: Muerte en directo, donde ofrecía un peculiar crossover entre el género zombie y el reality show Gran Hermano. No obstante, en Reino Unido su trabajo de confirmación sería Top Boy, un drama en torno a un grupo de traficantes de drogas en un conocido barrio londinense. Con ’71, el cineasta da el salto a la gran pantalla con una propuesta sólida, atractiva y extremadamente resoluta.





El film narra el infierno personal del soldado británico Gary Hook, un joven que se ve atrapado en el fuego cruzado de Belfast después de unos disturbios. En medio de territorio enemigo, perseguido y asustado, Hook se irá haciendo una idea de la complejidad de la Irlanda del Norte a medida que su camino se vaya cruzando con diferentes agentes del conflicto armado. Uno de los mayores logros de ’71 es precisamente este: el de ser capaz de trazar en apenas cien minutos el mapa de las diferentes facciones de una guerra sucia que había llegado a todos los niveles; la disputa ya no se centra solo en la confrontación entre católicos, protestantes y el gobierno central, sino que se expande a muchos más niveles, dando también cabida a la lucha interna en las filas del IRA y a su división entre el IRA oficial y el IRA provisional. En un juego estratégico extremadamente peligroso, las lealtades se difuminan y el protagonista se da cuenta de que el enemigo también puede estar en casa. En este sentido, el hecho de que Hook sea un huérfano sin vínculos, en busca de un lugar donde encajar, confiere al espléndido guion de Gregory Burke una dimensión más profunda y rica en matices.

El otro gran acierto del largometraje es la elección del reparto, con Jack O’Connell a la cabeza: el joven británico se dio a conocer con un papel secundario en This is England y nos sorprendió con sus dotes interpretativas en el drama carcelario Starred Up. Su intervención en ’71 es la confirmación definitiva de su talento y le convierte en uno de los actores a tener en cuenta dentro del panorama inglés. La réplica se la dan los consagrados Sean Harris (Prometheus), Paul Anderson (actor de la magnífica serie Peaky Blinders) y un jovencísimo y carismático Corey McKinley con un pequeño pero más que destacable papel. A las órdenes de Yann Demange, el reparto consigue que la Belfast de 1971 se torne real y aterradora, y sus habitantes en peones de un tablero que no acaban de vislumbrar. Con un ritmo frenético y sin dar respiro al espectador, el thriller de Demange combina acción y denuncia a por igual. Su discurso no ofrece soluciones y se revela altamente crítico con todas las partes involucradas en la trama a través de la mirada casi incrédula de Hook, una víctima de un intrincado y pervertido sistema. Desde que se produce el primer disparo hasta que se resuelve la trama, el cineasta sigue al soldado inglés a través de las laberínticas calles de Belfast. Especialmente destacable es la primera persecución con cámara en mano, aunque se nos hace difícil destacar un único segmento en una película meditada al milímetro y rodada con una templanza y destreza prodigiosas.

Los giros de guion, el rítmico montaje de Chris Wyatt, la fotografía de Tat Radcliffe (él y ella colaboradores habituales del director) y la mano firme de Demange han convertido a ’71 en uno de los mejores films ingleses de 2014. Así lo ratifican sus nominaciones a los British Independent Film Awards y presumiblemente su inclusión en los premios BAFTA, un logro que este largometraje de acción merece sobradamente.

 Laura Montero Plata