Adiós Bafana: 30 años de cárcel

Me parece una historia importante que contar, no sólo para Sudáfrica, sino para el mundo”. Estas palabras del director Bille August resumen la principal virtud de Adiós Bafana: la historia. La de James Gregory, carcelero de Nelson Man­dela durante más de veinte años, y finalmente amigo personal del líder surafricano.

La trayectoria del danés de 59 años Bille August tiene un poco de todo. Se consagró con la estupenda Pelle, el conquistador (1988), Palma de Oro en Cannes, Oscar y Globo de Oro. Con la excelente Las mejores intenciones (1991) vuelve a ganar en Cannes.  Después vendría la fallida La casa de los es­píritus (1993), la notable Jerusalem (1996) y la correcta Los miserables (1998). Sus dos más sonoros batacazos son Smilla (1997) y Sentencia de muerte (2004).

Con Adiós Bafana, Bille August vuelve a ponerse al frente de un reparto internacional de muchos quilates en el que sólo se echa de menos alguien con más presencia para interpretar al propio Mandela (Dennis Haysbert, famoso candidato a la presidencia de la serie 24, está correcto, pero queda lejos de transmitir la fuerza que requería el personaje). Aún así, la película salva esta evidente carencia al centrar la historia en la familia de Ja­mes Gre­gory (Joseph Fiennes está muy bien, y Diane Kru­ger aún mejor en su convincente caracterización de una peluquera sin estudios). Por cierto, gran labor de la directora de vestuario, especialmente con la Kruger. Me parece una historia importante que contar, no sólo para Sudáfrica, sino para el mundo”. Estas palabras del director Bille August resumen la principal virtud de Adiós Bafana: la historia. La de James Gregory, carcelero de Nelson Man­dela durante más de veinte años, y finalmente amigo personal del líder surafricano.

Desde este enfoque la historia resulta interesante, sin grandes dosis de emoción pero tam­bién sin caídas de ritmo. Igualmente la fotografía de Robert Fraisse (Hotel Rwan­da) y la música de Dario Marinelli (Dispa­ran­do a perros) van al mismo ritmo que la dirección: técnicamente cercana en la forma (luminosa fotografía, música emotiva y abundantes primeros planos), pero distanciado en el fondo. Queda así una película muy correcta, con una historia apasionante a la que el pun­to de vista y las maneras de August le dan una temperatura algo fría si se la compara con películas de similar temática como Grita libertad, Bopha y la reciente Atrapa el fuego.

Posiblemente hubiese bastado con un tempo menos acelerado en los momentos dramáticos (especialmente en la parte final de la pe­­lícula) y un enfoque más genuinamente afri­cano (más cercano a la lucha de Mandela y, por consiguiente, menos afrikaner), para que la película latiese con el ritmo cardíaco que convenía a la historia.

Adiós Bafana participó en la sección oficial de la última Berlinale. No fue premiada, pero sí fue muy aplaudida por la crítica, que valoró el evidente salto de calidad de August con respecto a sus últimas películas

Ficha Técnica

  • Fotografía: Robert Fraisse
  • Montaje: Hervé Schneid
  • Música: D. Marianelli, J. Clegg
  • Duración: 117 m.
  • Público adecuado: Jóvenes
  • Distribuidora: Universal 

G. Bretaña/Alemania/Francia/Bélgica/Italia, 2007. Estreno en España: 27.04.2007

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s