Inicio Críticas películas Adiós, señor Haffmann

Adiós, señor Haffmann

Cavayé adapta una obra de teatro, que el año pasado tuvo una magnífica acogida en Francia, con un reparto de lujo: Daniel Auteuil, Gilles Lellouche y Sara Giraudeau

Adiós, señor Haffmann (2021)
Adiós, señor Haffmann (2021)

Adiós, señor Haffmann: Sabor teatral

· Crítica de Adiós, señor Haffmann | Estreno 25 de marzo de 2022.
· La atmósfera es opresiva, la tensión dramática está llevada por tres grandes actores que dan hondura a sus personajes con sus palabras, sus gestos y sus silencios.

París a comienzos de la ocupación alemana. El señor Haffmann es un prestigioso joyero judío que tiene una pequeña empresa con un empleado y aprendiz llamado François Mercier. Haffmann envía a su familia a la zona libre con intención de reunirse con ellos poco después; mientras tanto, para salvar la joyería, firma un acta de venta a Mercier. Este mantendrá el negocio a flote hasta su regreso. Haffmann no consigue pasar a la zona libre y vuelve a su casa donde Mercier y su mujer le ocultan. A medida que pasa el tiempo la relación entre los tres se deteriorará.

Sexta película de Fred Cavayé, que inició su andadura con tres buenos thrillers (Cuenta atrás, Cruzando el límite y Mea Culpa) y luego pasó a la comedia popular (Manual de un tacaño y Le Jeu) -la operación fue rentable pero no le dio prestigio-, vuelve a los temas serios adaptando una obra de teatro de Jean-Philippe Daguerre que el año pasado tuvo una magnífica acogida en Francia. Para su puesta en escena ha conseguido un reparto de lujo: Daniel Auteuil, Gilles Lellouche y Sara Giraudeau.

La obra explora cómo una situación extrema -la guerra- saca lo mejor y lo peor de la gente. François Mercier, un hombre sencillo que solo quiere hacer su trabajo y tener familia, se encuentra convertido en propietario de una joyeria, su patrón está en sus manos y la tentación de sacarle partido es fuerte. Por otra parte, él y su mujer están sufriendo una crisis porque no consiguen tener hijos. Haffmann también podría ayudar en eso. Haffmann, asustado, descubre que el hombre que debería ser su salvador, puede ser su perdición.

El origen teatral de esta película es evidente, y lo mejor son los protagonistas. La mayor parte de la acción transcurre en interiores, principalmente en el taller. La atmósfera es opresiva, la tensión dramática está llevada por tres grandes actores que dan hondura a sus personajes con sus palabras, sus gestos y sus silencios. Sara Girardeau desborda humanidad, Daniel Auteuil es de una admirable contención y Giles Lellouche hace un impresionante despliegue de recursos al mostrar la evolución de un hombre y conseguir que, ni siquiera en sus peores momentos, pierda su humanidad.

Globalmente es una obra muy interesante pero la trama sentimental está desquiciada y suena a falso, a pesar del gran trabajo de los actores. Es un recurso dramático clásico, pero no acaba de convencer, sirve plenamente para engrandecer el personaje de Blanche Mercier. La reconstrucción de época es buena, excesiva para el escaso partido que le sacan. Airea algo el guion, pero termina siendo lastre más que otra cosa.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Denis Rouden
  • Montaje: Mickael Dumontier, Stéphane Garnier
  • Música: Christophe Julien
  • Duración: 115 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Vértigo
  • Francia (Adieu Monsieur Haffmann), 2021
  • Estreno: 25.3.2022
Suscríbete a la revista FilaSiete

Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil