La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1: Fórmula repetida

Mientras muchos esperamos con ansia que la moda de los vampiros adolescentes acabe pron­to o, por lo menos, que se dignifiquen sus tra­mas, los productores siguen explotando la ga­llina de los huevos de oro creada por Ste­phe­nie Meyer. Por si no fuera suficiente con la trilogía ya sufrida, el último relato (La saga Crepúsculo: Amanecer) se ha divi­dido en dos siguiendo el ejemplo de otra de las sagas más rentables de los últimos años: Ha­rry Potter.

Amanecer – Parte 1 se mantiene fiel con respec­to a sus antecesoras, lo que implica mucho sus­piro adolescente, luchas entre machos alfa des­camisados y una falta de calidad interpreta­tiva apabullante. La historia enlaza con el fi­nal de Eclipse y nos presenta la boda entre Be­lla y Edward, media hora de almíbar glassé que culmina con un multitudinario brindis bo­chornoso y prescindible. A partir de ahí se na­rra la luna de miel, la crisis matrimonial cuando la joven se queda embarazada en versión express y la consabida lucha entre los lobos y vampiros para decidir qué hacer con el no nato.

Si el director Bill Condon (Dioses y monstruos) ha declarado que esta película supone la evolución de sus personajes hacia la edad adul­ta y los problemas del mundo real, noso­tros tenemos sensación de haber visto un filme di­ferente. Los personajes son planos, sus acciones fútiles y los conflictos poco trabajados. La vuelta al melodrama clásico prometida por el realizador se queda en simple palabrería y el espectador se queda estupefacto entre la es­tupidez narrativa y la vergüenza ajena.

Evidentemente, los seguidores de las novelas se verán recompensados con altas dosis de ex­plosión hormonal, juegos de miradas y trage­dia adolescente desgarradora. El resto de espec­tadores nos consolaremos pensando que só­lo queda una entrega por estrenar para acabar con este sufrimiento cinematográfico. Mien­tras tanto, esperamos que alguien decida ani­mar a Kristen Stewart a tomar unas clases de interpretación.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Guillermo Navarro
  • Montaje: Virginia Katz
  • Música: Carter Burwell
  • País: EE.UU.
  • Duración: 117 m.
  • Público adecuado: +16 años (sexo)
  • Distribuidora: Aurum
  • Estreno: 18.11.2011

Breaking Dawn – Part 1, 2011

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año