Amelia: Vuelo frustrado

Amelia Earhart se forjó en vida una interminable cadena de méritos y conmemoraciones que ha nutrido de aventuras, varias películas y libros. Su reconocida carrera como aviadora no era para menos: dos vuelos sobre el Atlántico, una aventura sobre el Pacífico y un proyecto ambicioso que le costaría la vida: dar la vuelta al mundo siguiendo la línea del Ecuador.

Hay historia, hay proezas, hay retos… hay leyenda. Y cuando un personaje se convierte en mito, recrear su vida sin provocar decepciones es difícil. Este era el reto al que Mira Nair se enfrentaba y que resuelve con regular fortuna. La directora india, afincada desde hace años en Estados Unidos, vuelve a repetir el relato fraccionado y un tanto esquemático de La feria de las vanidades (2004). El juego de intercalar fragmentos de presente y pasado no termina de funcionar: al principio únicamente desconcierta, y después da la sensación de que está injustificado, o que es sólo un mecanismo al margen de la historia para que el ritmo no decaiga.

Entre salto y salto, se intercalan recortes de periódicos de la época y fragmentos de reportajes que, o bien hacen avanzar la historia, o bien devuelven al personaje una fuerza histórica que ha ido en declive a lo largo del film. La voz en off de Amelia, que irrumpe en los momentos más inesperados, está repleta de tópicos rayanos en un sentimentalismo ufano y cursi.

Aunque la interpretación es muy buena, los personajes carecen de vida propia y sus historias no se sostienen porque no hay en ellas un desarrollo. Especialmente llamativo es el caso de la historia de amor entre Amelia y George Putnam, por no mencionar el romance con el piloto Gene Vidal.

La falta de cohesión de la historia y los personajes está compensada por una magnífica fotografía que explota al máximo los viajes aéreos de Amelia.

En definitiva, la película se frustra por su falta de consistencia. Hay una buena materia prima pero falta un hilo conductor claro y el resultado es una especie de collage unido por un pegamento endeble.


Lo mejor: La fotografía, que exprime al máximo las vistas aéreas.

Lo peor: El guión demasiado fragmentado y poco consistente.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., Canadá, 2009
  • Fotografía: Stuart Dryburgh
  • Montaje: Allyson C. Johnson, Lee Percy
  • Música: Gabriel Yared
  • Duración: 111 min.
  • Público adecuado: Jóvenes-Adultos
  • Distribuidora: Fox