Archenemy: Un héroe anda suelto

· Crítica de Archenemy | Estreno 12 de abril de 2021 en Movistar+.
· Tiene hechuras de filme de los años ochenta, con una violencia en ocasiones cruda y en otras un poco naif.

A pesar de que el mercado está saturado de superhéroes, los grandes estudios siguen llenando las arcas con sus sagas mitológicas; y parece que estemos lejos de lo que auguró Spielberg en el año 2015 cuando afirmó que las películas de superhéroes terminarían como los westerns, que una vez fueron el género más representativo de Hollywood y hoy en día escasean.

El director Adam Egypt Mortimer se enfrenta a su tercer largometraje en solitario tras la desasosegante Daniel no es real, que fue muy bien recibida en la edición de 2019 del Festival de Sitges con premio al mejor actor a Miles Robbins. En ambas cintas ha participado SpectreVision, una joven productora creada en 2010 y cuya cabeza más visible es el actor Elijah Wood. Está claro que sus responsables adoran la serie B, en su haber cuentan con las inclasificables y lovecraftianas Color Out of Space y Mandy. Con Archenemy siguen la tónica de alejarse del cine más convencional, afianzándose en propuestas arriesgadas de bajo presupuesto, para dar forma a una rara avis dentro de las cintas de superhéroes.

Joe Manganiello da vida a Max Fist, un indigente que frecuenta los garitos buscando quien le pague una cerveza a cambio de contarle sus increíbles hazañas en un mundo paralelo al nuestro, y del que fue expulsado por una grieta en el espacio-tiempo. El personaje de Max es uno de los mayores problemas de esta propuesta. No está bien construido, le falta consistencia. El espectador es difícil que sienta la suficiente empatía por él, ya que no deja de ser un estereotipo musculado y su evolución es previsible. Es una pena que el guion no se centre más en él, en enriquecerlo y dotarlo de humanidad, sino que se entretiene en regalar las mejores escenas a un joven periodista y su hermana, esta última metida en asuntos turbios con una violenta mafia. Estos personajes, que deberían ser secundarios, se convierten en los verdaderos protagonistas en detrimento del superhéroe. Tampoco la villana de la función tiene suficiente entidad. Le falta presencia. La actriz Amy Seimetz tiene pocas escenas para defender su papel, lo cual provoca que el final tenga poca chicha y uno se quede con ganas de más.

Tiene hechuras de filme de los años ochenta, con una violencia en ocasiones cruda y en otras un poco naif, pero a la vez entremezclada con un humor negro que nos remite a cintas como el RoboCop (1987) de Paul Verhoeven. La negrura también está en una fotografía de gran contraste que ayuda a disimular la escasez de medios. Lo cual sí queda bien patente en una animación en exceso simple que perjudica el conjunto. La animación es utilizada para narrar todos los hechos ocurridos en el mundo paralelo; aunque sin duda habría sido mejor dejar todo el pasado al poder de la palabra. La imaginación de cada espectador habría superado cualquier limitación presupuestaria.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Halyna Hutchins
  • Montaje: Chris Patterson, Lana Wolverton
  • Música: Matt Hill
  • Diseño de producción: Ariel Vida
  • Vestuario: Michelle Laine
  • Duración: 90 min.
  • Público adecuado: +16 años (V)
  • Distribuidora: Movistar+
  • EE.UU., 2020
  • Estreno: 12.4.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Escritor de relatos de terror y misterio, y guionista de cine y televisión. Admirador de Ford, Kurosawa, Spielberg y Hitchcock, no necesariamente en este orden