Asesinos de élite: Mucho asesino, poca élite

Una película basada en hechos reales tiene que interesar al espectador para atraerle al cine y hacerle pasar por taquilla. Como toda película, pero quizás un poco más, por aquello de que se sabe o se puede saber como acabó la cosa. Asesinos de élite cuenta con Robert de Niro, Clive Owen y Jason Statham. Y ha costado 60 millones de dólares, que no está nada mal.

Pero ni la fama ni el dinero dan, de por sí, la felicidad. Y en este caso, tampoco generan una buena película. Un guión bastante predecible e idéntico a cientos de películas que hemos visto anteriormente, hace que el espectador termine aburrido en su butaca.

Además, es triste ver cómo sigue habiendo cineastas que piensan que cuanto más largo sea el metraje de su película, más va a gustar al espectador. Con media hora menos, sería mucho más llevadera.

Jason Stathan demuestra una vez más que sólo sirve para películas de tortazos a raudales y saltos imposibles, donde haya poco diálogo. Robert de Niro, cada vez acepta peores guiones, por motivos que podemos intuir, pero que se salen de lo cinematográfico. Seguramente, necesita dinero. Es la única explicación posible, si se contempla su filmografía de los últimos años.

La fotografía corre a cargo de Simon Duggan (Underworld, Señales del futuro) y es uno de las pocas cosas salvables de una película muy prescindible.

J. Carlos Martínez Balsells

Lo mejor: La dirección de arte y la fotografía.

Lo peor: El uso del combate gratuito.

 

Ficha Técnica

  • Fotografía: Simon Duggan
  • Montaje: John Gilbert
  • Música: Reinhold Heil, Johnny Klimek
  • País: EE.UU.
  • Duracion: 105 minutos
  • Público adecuado: +16 años (violencia)
  • Distribuidora: DeAPlaneta
  • Estreno en España: 18/11/2011

Asesinos de élite (Killer Elite, 2011)

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete