Atrapados en el hielo: Un documental magnífico

Atrapados en el hielo es la historia del fallido y esforzado intento de atravesar a pie la Antártida. En agosto de 1914, mientras estallaba la 1ª Guerra Mundial, Ernest Shackleton, al mando de 27 marinos, zarpó de Plymouth (Inglaterra) en el barco The endurance (Resistencia), velero de madera, de tres mástiles, diseñado para afrontar el hielo.

En el mar de Weddel (Bahía de Vahsel) -vía de entrada a su destino- y a un día de navegación, el barco quedó atrapado en los hielos durante casi todo el año 1915, desde enero. A finales de ese año, el Endurance, zarandeado y destrozado por los embates de los témpanos de hielo, en movimiento por la corriente del mar, se hunde; la tripulación saca los tres botes salvavidas sobre una dura y gruesa superficie de hielo…

- Anuncio -

No es el caso de seguir contando, y menos con detalle, toda la fatídica peripecia, todas las desventuras, peligros y angustias sufridas en el año siguiente: 1916. Casi al final de este año terminará el heroico fracaso de Shackleton y sus hombres. La expedición consigue llegar a Punta Arenas (Chile) sin haber podido realizar, ni mínimamente, su proyecto.

Esta historia de la expedición a la Antártida, para atravesarla a pie, considerada desde una concepción de la vida como triunfo material «con honor y reconocimiento», no tendría interés. Pero Shackleton y sus hombres alcanzan un gran éxito: en las más adversas circunstancias terminan comportándose como héroes, olvidándose de sí mismos para atender al otro, hasta llegar a conocer -como dejó escrito Shackleton– «el espíritu desnudo del hombre».

La historia de Shackleton: fuerza narrativa y dramática

La película lo es; quiero decir que podría minimizarse a priori la historia dramática, el tema o los temas, el argumento, los personajes… por ser un documental. Pues sí, por ser un documental, magnífico, es una magnífica película de acción y de profunda humanidad. Una película de enorme fuerza narrativa y dramática, construida y realizada con variadísimos elementos: la voz de Liam Neeson (Los miserables) como narrador, y la de algunos descendientes de los marinos expedicionarios, y sus imágenes; largos fragmentos de la película original y fotografías (1914-1916) de Frank Hurley; espectaculares imágenes en color -azules del mar y el cielo, y blancos del hielo y la nieve- realizadas por el equipo actual de filmación, desde dos barcos rompehielos, que repitieron la ruta de Shackleton y su equipo…; y la expresiva música de Michael Small.

Tal vez el resultado del montaje de todos estos elementos sea más cine, y mucho mejor, que esas películas (tantísimas) que se reducen a ilustrar un guión.

Esta película documental hace vivir de manera intensa y emocionante la desventurada y fracasada expedición de 28 hombres, que se comportan, a las órdenes de uno, de manera ejemplar. Transmite la grandeza del éxito cuando es fallida hazaña y triunfo de la persona. Personas que si, al principio, buscaban «fama y fortuna», aceptan con singular entereza y dignidad su derrota ante la gélida naturaleza y el mar, ante su terrible belleza: «Hemos visto -escribe Shackleton con gozo y gratitud- el esplendor de Dios».

Ficha Técnica

  • Cámara de la película original y fotografías (1914-1916): Frank Hurley.
  • Director Fotografía: Sandi Sissel
  • Montaje: Joshua Waletzky
  • Argumento: basado en el libro homónimo de Carolina Alexander
  • Música: Michael Small
  • Sonido: Peter Miller
  • Intérpretes: Liam Neeson (narrador). Intervienen descendientes de los expedicionarios y el profesor R. Huntford.
  • País: Alemania, Suecia, Gran Bretaña, EE.UU.
  • Estreno en EE.UU.: 2000
  • Estreno en España: 30 Agosto 2002.
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año