Barco fantasma: Fantasmas a la deriva

Barco fantasma | Dark Castle Entertainment, fundada por el afamado director Robert Zemeckis, produce este film basado en las mágicas historias y leyendas de los barcos desaparecidos, que siempre cuentan con un lado oscuro. La Dark Castle, que es como la Fantastic Factory, pero a la americana, le debe su nombre a William Castle (cuya biografía se llevó al cine en Matinee), realizador divertido e imaginativo especializado en películas de terror. House on haunted hill (William Malone, 1999) y 13 fantasmas (Steve Beck, 2001) son remakes de películas de Castle.

Con una inmejorable calidad técnica, pero mucho peor estructura narrativa, Barco fantasma retoma el terror clásico (The ghost ship, dirigida en 1943 por Mark Robson para los estudios RKO bajo la supervisión de Val Newton (La mujer pantera) generado en ambientes oscuros con suspense continuo. Un grupo de rescatadores de barcos hundidos o desaparecidos descubren por casualidad los restos fantasmagóricos de un transatlántico, desaparecido en 1962. El lujoso Antonia Graza guarda un terrible secreto, guardado en el fondo del mar de Bering.

- Anuncio -

Los efectos visuales son lo más interesante de la cinta, destacando la brutal secuencia inicial que se quedará en la retina del espectador hasta el fin de la proyección.

Un nuevo intento por recuperar al público seguidor de los filmes de terror. La historia mal urdida y con agujeros, es un lastre, al que se suma un tono demasiado convencional, a pesar de la original ambientación acuática.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Gale Tattersall
  • Música: John Frizzell
  • Efectos: Brian Cox
  • País: EE.UU.
  • Año: 2001
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s