Bichunmoo: Un lejano oriente

Con tres años de retraso llega a España la primera película de Kim Youn-Jim, en su momento la cinta más cara del cine coreano. Basada en un cómic de gran éxito en aquel país, Bichunmoo está ambientada en la China del siglo XIV. Cuenta la historia de Jinha, un guerrero conocedor del arte que titula la cinta, que desafiará al general mongol Taruga para recuperar el amor de su hija Sullie.

Bichunmoo sigue la estela de Tigre y dragón de Ang Lee, pero posee un tono mucho más folletinesco, con referencias nada disimuladas a El conde de Montecristo o Romeo y Julieta. Durante las casi dos horas de metraje, que se acaban haciendo algo pesadas, encontramos hijos ilegítimos, venganzas de tipos que creíamos muertos, celos furibundos, amistades traicionadas y dos protagonistas destinados a no poder disfrutar nunca de su amor.

El carácter poético de la obra de Lee se sustituye por una estética más cercana al cine de artes marciales de los setenta. Hay más violencia y sorprenden los toques sangrientos que con frecuencia salpican -nunca mejor dicho- las incontables peleas de Bichunmoo. Los efectos digitales brillan en los momentos románticos pero las coreografías no tienen la precisión y calidad de Tigre y dragón, inevitable referente. El guión, confuso, no ayuda a que se entiendan los conflictos entre los pueblos de la época. Propuesta dirigida a un público muy específico, Bichunmoo es, a mi juicio, demasiado lejana, por temáticas y referencias culturales, para el gusto occidental.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Byeon Hee-Seong
  • Montaje: Lee Hyun-Mi Lee
  • País: Corea del Sur
  • Año: 2003
  • Distribuidora: DeAPlaneta