Bienvenidos a Belleville

Film de estilo suelto que huye del preciosismo y se emparenta con el cómic de adultos de género negro

Bienvenidos a Belleville
Bienvenidos a Belleville

Bienvenidos a Belleville: Cómic francés

El primer largo de animación del dibujante de comics francés de 40 años Sylvain Chomet es una sorprendente comedia negra de 78 minutos. Años atrás había sorprendido con su mediometraje de 26 minutos La vielle dame et les pigeons (La anciana y las palomas). Ahora, Bienvenidos a Belleville  película fue presentada en la selección oficial del Festival de Cannes, con el aval cosechado en 1996 por Chomet en el Festival de Annency, donde su  mediometraje se alzó con el primer premio.

Champion es un niño tranquilo y tímido que vive con su abuela, Madame Souza, afanada en despertar el entusiasmo de su nieto. Un buen día encuentra el modo: una bicicleta. A partir de ese momento Champion comienza un duro entrenamiento que le llevará, ya adulto, a participar en el Tour de Francia. En plena competición, unos misteriosos delincuentes secuestran al ciclista. En la búsqueda por encontrar a su nieto, Madame Souza cruza el océano y llega a Belleville, una megalópolis donde trabará amistad con tres estrellas del music-hall de los años 30.

El argumento de la película permite parodiar situaciones absurdas, desgracias humanas o modos de vida. Un extraño ritmo narrativo desarrolla pausadamente los acontecimientos. Las imágenes (en dos y tres dimensiones) son las verdaderas comunicadoras de la película, que recuerda a La pantera rosa. Los símbolos son constantes (la obesidad patológica, el poder de los mass media, el abigarramiento de la ciudad inhumana). Sorprende el retrato de las ancianas decrépitas que viven en un prostíbulo y no comen más que ranas, cocinadas de mil maneras distintas.

Los personajes son caricaturas de exageradas facciones y deformes proporciones con una gesticulación muy elaborada, mientras los fondos se dibujan con un estilo suelto que huye del preciosismo y se emparenta con el cómic de adultos de género negro. Los colores acusan mucho los cambios de luz. Pero el elemento técnico más llamativo es la radical opción de sonido, que imita las películas de Tati. La única voz que se deja oír es la de la televisión. El silencio, los ruidos, cobran protagonismo y el espectador puede meterse mucho más en la historia.

Jorge Moreno


Bienvenidos a Belleville

País: Francia-Canadá-Bélgica Dirección y Guión: Sylvain Chomet Producción: Evgeni Tomov Música: Benoit Charest Editor: Chantal Colibert Brunner Distribuidora: Vértigo