Bienvenidos a Zombieland

Bienvenidos a Zombieland: Zombies ¡qué risa!

Bienvenidos a Zombieland | Zombies party (2004) mostró que los zombies encerraban grandes posibilidades cómicas. «Bienvenidos a Zombieland» es un genial disparate, un carrusel terroríficamente divertido, en el que el potencial cómico de los zombies explota sin mesura, en derroche de forma sin fondo alguno.

Bienvenidos a Zombieland | La película comienza con unas escalofriantes –y desagradables- imágenes: los zombies se han apoderado del planeta, de todo el planeta. Sólo conocemos a dos supervivientes: Columbus, un joven apocado, narrador de esta historia, y Tallahassee, un alocado y violento adulto. Como van en la misma dirección, se asocian temporalmente. Durante su viaje, a través de carreteras llenas de zombies, cadáveres y coches destruidos, encuentran a otras dos supervivientes, dos hermanas, que no se fían de nadie y que están empeñadas en llegar a… ¡un parque de atracciones! (Se supone que es el lugar ideal para la escena cumbre de una película de zombies).

No hay que buscar los tres pies al gato en esta historia. Bienvenidos a Zombieland es una película muy divertida (una sonora gamberrada), con todos los tópicos del género que retuerce con habilidad para hacer reír. Ya en la genial presentación utiliza el gag sobre las normas de supervivencia en el mundo de los zombies; se ríe también de los excesos del gore, y se atreve a dar cabida a una road movie y a un pequeño romance, sin dejar de ser terrorífico. No es poco.

Hay grandes aciertos en esta película; el primero es el reparto, Woody Harrelson y su comparsa Jesse Eisenberg (Aventureland) forman una extraña pareja bien ensamblada, es un tándem que funciona bien; y las dos jóvenes a las que se enfrentan son sus adecuados alter ego: la pequeña heroína de Pequeña Miss Sunshine y su hermana mayor, atractiva, fuerte y cómica a la vez; el segundo la habilidad para hilar gags realmente divertidos; el tercero sería el sentido del ritmo; además está el gran talento que utiliza el director para que la parodia no degenere en farsa, en esta película los zombies son siempre peligrosos, malignos, y siempre asustan; luego tenemos un pequeño romance…

En definitiva, una humorada siniestra, un road movie macabro y cómico a la par, rodado con habilidad, que puede gustar incluso a aquellos que no tienen ningún cariño al género zombi.

Extraordinario cameo de Bill Murray.

Le falta historia.


Bienvenidos a Zombieland

Ruben Fleischer  Rhett Reese, Paul Wernick  Michael Bonvillain  Peter Amundson, Alan Baumgarten  David Sardy  Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone, Abigail Breslin, Bill Murray, Amber Heard  Sony  88 minutos  Jóvenes-adultos

Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.