Biutiful: Sobresaliente Bardem, insuficiente Iñárritu

Biutiful | Uxbal es un padre separado con dos hijos pe­queños que malvive en un piso alquilado. Pelea por desengancharse de las drogas y sa­lir adelante cuando le diagnostican una en­fermedad terminal. Mientras se enfrenta a la muerte, Uxbal tratará de recomponer su mal­trecha existencia.

Biutiful es el debut en solitario del mexicano Alejandro González Iñárritu después de su sonada ruptura con el guionista habi­tual de sus películas, Guillermo Arriaga. En este caso presenta una historia escrita a seis manos, las de González Iñárritu y las de otros dos jóvenes guionistas argentinos. Es interesante leer el ambicioso proyecto que Iñárritu tenía en la cabeza -una reflexión sobre la muerte en una sociedad tanato­fóbica que, sin embargo, ve morir a diario a decenas de desfavorecidos- para darse cuen­ta de que no lo ha conseguido. Hay dema­siadas manos en una historia que sucum­be ante la acumulación de temas y pensa­mientos. Porque esta película ha­bla, sin orden y concierto quizás por su ten­dencia a fragmentar historias, de la pater­nidad, de la necesidad de redención, del fe­nómeno de la inmigración ilegal, de las drogas, de la in­fidelidad y del alma… Tal avalancha de cues­tiones se presenta sin unidad y de ma­nera descompasada y descompensada. A ra­tos con brillantez, otras de forma reiterati­va o insultantemente sórdidas (una sordidez que roza, en algunos momentos, la porno­­grafía), y las más de manera independien­te, como si una cosa no fuera con la otra. Ésta es la razón de que a la cinta, es­ti­radísima, le cueste horrores terminar.

Claro que en mitad de muertes, traficantes, chamanes y prostitutas, reflexiones exis­tenciales, sueños pre­monitorios, subidas al cielo y bajadas a los infiernos, está un Bardem inmenso que bor­da su papel de pa­dre golpeado por la vi­da y ansioso de reden­ción. Ganó una mereci­da Palma en Cannes. Su interpretación es lo más valioso y lo único que da unidad a es­ta película inte­resante pero claramente irre­gular.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Rodrigo Prieto
  • Montaje: Stephen Mirrione
  • Música: Gustavo Santaolalla
  • País: España/México
  • Duración: 138 m.
  • Público adecuado: +18 años (temática, violencia, sexo crudo)
  • Distribuidora: Universal
  • Estreno: 10.12.2010

BIUTIFUL, 2010

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año