Black Mass: Estrictamente criminal: El Padrino en Boston

· Hay quien ha empezado a hablar de Oscar para Johnny Depp. Sin llegar a tanto, es cierto que realiza un buen trabajo después de una larga etapa de estancamiento.

El FBI todavía se está arrepintiendo de la alianza que, en la década de los 70, hizo con James «Whitey» Bul­ger, un delincuente recién salido de la cárcel, para que acabara con la mafia italiana. Gracias al poder que le otorgó este pacto, Bulger se convirtió en «el padrino de Boston», uno de los gángster más famosos y violen­tos de la historia de los Estados Unidos.

Black Mass está basado en hechos reales, en una lar­ga historia de corrupción y mafia que comenzó en 1985 y no termina hasta el año 2012. La película de Scott Coo­per se pega al terreno del hecho real con lo que es­to tiene de positivo y de negativo. A favor, que el re­lato resulta más interesante, en contra, que es me­nos emotiva y algo fría. Se cuentan muchas cosas -y se cuentan bien- de la escalada criminal de Bulger, y es una pintura dantesca pero desgraciadamente muy real de lo que ocurre cuando los que tienen poder -llá­men­se políticos, policías o banqueros- se corrompen.

Hay quien ha empezado a hablar de Oscar para Johnny Depp. Sin llegar a tanto, es cierto que realiza un buen trabajo después de una larga etapa de estancamiento en papeles cortados por el mismo patrón-Spa­rrow. A Depp le acompañan dos actores en racha –Dakota Johnson y Benedict Cumberbatch– y otros ve­teranos como Kevin Bacon, Guy Pearce y Sienna Mi­ller. El apartado interpretativo es uno de los fuertes de una película que no destaca excesivamente en su rea­lización. Cooper prefiere apostar a lo seguro y rue­da sin complicarse demasiado la vida, dejando el peso a la historia y a los actores.

El tono clásico y nostálgico de cine policiaco de los 70 que inunda toda la trama -con esa continua alusión a la lealtad entre los que vulneran todo tipo de normas- y su descarada imitación del cine de Scorsese le vie­nen bien a una película que, sin ser una obra maestra ni mucho menos, entretiene y, a su manera, hasta ins­truye.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Masanobu Takayanagi
  • Montaje: David Rosenbloom
  • Música: Tom Holkenborg
  • Duración: 122 min.
  • Público adecuado: +18 años (V+S)
  • Distribuidora: Warner
  • EE.UU. (Black Mass), 2015
  • Estreno en España: 23.10.2015