Bunraku: Guantazos por doquier

Bunraku | Tediosa y poco imaginativa película de artes marciales con frustradas pretensiones de estilo, que busca emular el cine de Quentin Tarantino.

Bunraku es un témino que se refiere al teatro de marionetas japonés; y esta película es un ejemplo de ello tanto es sus primeras escenas como en su desarrollo, cuando las marionetas se convierten en seres humanos. Josh Hartnett (La Dalia Negra) aparece como un sosia del Lee van Cleef de La muerte tenía un precio pero sin armas, llega a un pueblo para vengar a alguien, se encuentra con un joven samurai que tiene un propósito similar al suyo.

- Anuncio -

El pueblo está dominado por un ejército de matones. Dos horas casi ininterrumpidas de mamporros, todos iguales, hasta saturar al espectador más entregado. Un alarde técnico y visual, con un reparto interesante, estropeados pero la falta de interés de la acción y su carácter repetitivo.

A los mandos de esta película está el primerizo Guy Moshe (Holly), que filma con una estética que recuerda a los videojuegos tipo manga.

Otra cinta en la que observas el reparto y piensas «¡Qué pena…!».

Arriba: las pretensiones

Abajo: es pretenciosa

Sinopsis: En un mundo post-nuclear, que sobrevive tras una gran guerra mundial y donde se han eliminado las armas de fuego, llega un hombre misterioso vestido a lo vaquero. En aquel lugar, un malvado dictador tiraniza a los habitantes. El hombre misterioso, un camarero y un joven samurái, se unen para luchar contra el malvado dictador y su ejército de matones, encabezados por nueve asesinos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Juan Ruiz Anchía
  • Montaje: Glenn Garland, Zach Staenberg
  • Música: Terence Blanchard
  • País: USA
  • Duración: 125 min.
  • Público adecuado:  +18 (Violencia cruda)
  • Distribuidora: Tripictures
  • Estreno: 20 enero 2012

Bunraku

Suscríbete a la revista FilaSiete