Buscando a Eric: Del mitin político a la parábola sobre el fútbol

Hay películas que, sólo por su origen, dan pa­­ra un largometraje, y ésta es una de ellas. Imagi­nen a un famoso ex-futbolista conven­ciendo a un director de cine social y polí­tico -igualmente famoso- para que ruede una película sobre las relaciones de un hincha con su ídolo. Sobre el papel la idea es un disparate y, sin embargo, éste es el punto de partida de una de las mejores películas que ha dirigido el veterano realizador in­glés Ken Loach.

El popular ex-jugador francés del Man­ches­­ter Uni­ted Eric Cantona, que ya había in­terpretado un pequeño papel en La fortuna de vivir, pensó en protagonizar una pelícu­la que abordara la pasión por el fútbol y có­mo para muchos es algo más que un deporte. A partir de esta idea, Paul Laverty, guio­nista habitual de Ken Loach, construyó un argumento en el que un infeliz y amar­gado ciudadano inglés, padre divorciado, llamado Eric, verá cómo su vida da un vuelco cuando reciba la visita del futbolista Eric Cantona dispuesto a convertirse en su maestro, guía espiritual, entrenador y consejero sentimental: todo en uno.

La cinta se apoya en las hilarantes conver­saciones -muchas sobre fútbol- entre los dos antagónicos Eric. El primero, un perdedor inseguro y negativo; el segundo, un líder carismático y seguro de sí mismo.

Es muy curioso el cambio de registro de un Ken Loach -normalmente desabrido y du­ro- entregado aquí a una comedia bienhu­morada que respira optimismo por cada po­ro. Se diría que el realizador inglés, siempre tan didáctico, abandona el discurso polí­tico para construir una amable parábola. Una parábola en la que el fútbol le sirve pa­ra hablar del trabajo en equipo, de la necesi­dad de arriesgarse, de la importancia de con­tar con el compañero y de que, al fin y al cabo, quien gana el partido es el que ven­ce en el segundo tiempo.

Es cierto que la cinta es irregular -entre otras cosas porque Loach se empeña en «regalarnos» 10 minutos de su cine social que no casan con el resto de la trama y que rompen el tono-, y que el guión roza en algu­nos momentos lo obvio. Pero son defectos menores de una comedia a la que se agra­­dece su originalidad, la naturalidad de las interpretaciones (como no podía ser de otra manera) y lo positivo de su discurso. Se entiende que esta pequeña cinta, sin ser una maravilla, tuviera una estupenda acogi­da en el pasado Festival de Cannes.


Las escenas que muestran la afición de los ingleses por el fútbol.

La subtrama social metida con calzador.

Ficha Técnica

  • País: Reino Unido (Looking for Eric, 2009)
  • Barry Ackroyd
  • Jonathan Morris
  • George Fenton
  • Alta Films
  • 116 minutos
  • Jóvenes-adultos