Cautivos: Perturbado más que perturbador

Cautivos | Atom Egoyan sigue empeñado en repetir historias traumáticas contadas con un exceso de estilismo insostenible.

Comprendo bastante bien el enfado generalizado que provocó esta película en el pasado Festival de Cannes. La verdad es que con Atom Egoyan me pasa lo mismo que con Nicolas Winding Refn (Drive): no me defrauda porque nunca me ha entusiasmado. Ni siquiera con El dulce porvenir (1997) logró convencerme. En Cautivos vuelve a meternos en una historia tremenda de una niña secuestrada, unos padres destrozados por el dolor…

El relato más que perturbador es la obra de un perturbado. Todo es enfermizo en unos personajes que parecen competir para ver cuál es el más extraño. Y la verdad es que no hay quién se crea una intriga tramposa como pocas en las que se juega con el espectador de una manera muy tosca. El último tramo especialmente es tan caprichoso como el estilismo de este director.

Los actores son muy buenos pero no creo que entiendan una historia llena de giros incomprensibles acompañados de una banda sonora alucinógena del ganador del Oscar Mychael Danna (La vida de Pi).

Sinopsis oficial: Ocho años después de la desaparición de Cassandra ocurren una serie de eventos que indican que sigue con vida. Mientras que la policía investiga el secuestro, su padre Matthew (Ryan Reynolds), frustrado por todo, comienza a tomarse la justicia por su mano.

Ficha Técnica

  • Fotografía Paul Sarossy
  • Música: Mychael Danna 
  • Duración: 112 min.
  • Distribuidora: La Aventura
  • Público adecuado: +16 años
  • Estreno en España: 15.5.2015

The Captive. Canadá, 2014