Cerca de ti

Uberto Pasolini vuelve a demostrar su delicadeza y mesura en un argumento emotivo y auténtico basado en una historia real

Cerca de ti (2020)

Cerca de ti: El hogar que mereces

· Crítica de Cerca de ti | Estreno 17 de diciembre de 2021.
· La relación entre padre e hijo es ejemplar, rodada con in­tuición y talento por Pasolini, que elige los planos de­talle más simbólicos y delicados. El cineasta muestra toda la belleza de la filiación y el imaginario de la infancia.

John (James Norton) es un limpiador de ventanas que tiene una preocupación urgente: encontrar un hogar para su hijo Michael, de apenas 5 años. Su madre le aban­do­nó nada más nacer, y él está gravemente enfermo. Sus úl­timos meses de vida están dedicados a encontrar a los per­fectos padres adoptivos.

A sus 64 años, Uberto Pasolini, sobrino del maestro del neorrealismo Luchino Visconti, es un cineasta con talento y muy precavido. Uno de esos directores y guio­nis­tas que parecen decididos a no perder sus señas de iden­tidad y pelear por los proyectos que verdaderamente cree necesarios. Con apenas 26 años, un título de con­de ita­liano y un remunerado puesto de banquero en Lon­dres, este director intentó convencer al productor Da­vid Puttnam para colaborar en el rodaje de Los gritos del silencio (Roland Joffé, 1984). Ante la respuesta negativa, no se quedó de brazos cruzados y viajó hasta Bang­kok para ofrecerse nuevamente para cualquier tipo de trabajo en esa película. No solo terminó trabajando de auxi­liar en ese prestigioso título, sino que dos años más tar­de sería el tercer asistente del director en La mi­sión, también del dúo PuttnamJoffé.


Cerca de ti sigue la ruta marcada por Nunca es dema­sia­do tarde, su película anterior. Un metraje breve, una trama sencilla y personajes definidos con detalles mí­nimos de interpretación y diálogos sugerentes. Los pri­meros minutos de la película son una pequeña obra maes­tra de cine prácticamente mudo. Cada encuadre y ca­da gesto presentan al protagonista con una destreza ad­mirable, aprovechada por un sensacional James Norton, que ya había mostrado su variedad de registros en se­ries de televisión como Guerra y paz, Happy Valley, Mc­Mafia o Grantchester. El personaje que interpreta en es­ta película es complejísimo y fascinante. Es un padre en­frentado a dilemas imposibles que además tiene que apro­vechar cada segundo que le queda como si fuera el úl­timo.

La relación entre padre e hijo es ejemplar, rodada con in­tuición y talento por Pasolini, que elige los planos de­talle más simbólicos y delicados. El cineasta muestra toda la belleza de la filiación y el imaginario de la in­fancia, casi siempre imprevisible excepto en las raíces fundamentales. El niño muestra esa preocupación cons­tante por saber dónde y cómo están su padre y su ma­dre, qué sucede después de la muerte de los seres que­ridos o de un simple escarabajo que acaba de descubrir en el parque.

La película llega muy lejos en su recorrido dramático, dan­do pie a dobles lecturas de cada detalle perfectamente insertado en la historia. Quizás a la música le falte al­go más de sello personal, en la línea creativa de la pe­lícula, lo que sí sucedía en Nunca es demasiada tarde (mag­nífica composición de Rachel Portman, ex mujer del director), pero su uso medido es muy meritorio para de­jar mayor libertad de lectura al espectador.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Marius Panduru
  • Montaje: Masahiro Hirakubo, Saska Simpson
  • Música: Andrew Simon McAllister
  • Duración: 96 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: Sherlock
  • Italia, Reino Unido (Nowhere Special), 2020
  • Estreno: 17.12.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete
Salir de la versión móvil