Cold Mountain: Amor en tiempos de guerra

Después del éxito de El paciente in­glés (una película en la que no reparé en nada especialmente relevante), Minghella (Isla de Wight, Inglaterra, 1954) adapta para su quinto largometraje una novela de Charles Frazier, ganadora del National Book Award. Estamos en 1860. La Guerra Civil norteamericana separa a Inman y Ada, que acaban de conocerse, cuando ella, hija de un pastor, llega a establecerse con su padre en una población rural sureña. La atracción entre los dos jóvenes no ha hecho más que nacer cuando tienen que separarse por el estallido de la guerra. Inman se alista al Ejército Confederado, pero el amor no se para ante los obstáculos…

Rodada en bellas localizaciones de los Cár­patos (Rumanía) y Virginia, la película re­curre al paisajismo lírico y a la épica decadentista que hicieran popular a Minghella. Re­pite Seale en la fotografía -que es muy her­­mosa- y también el montador Murch, colaborador de Coppola en Apocalipse now y El Padrino III. La música del libanés Ya­red (Bon voyage) llena de subrayados muy emotivos los avatares del amor sin fronteras que llena el largo metraje (155 minutos) de una película muy ambiciosa (83 millones de dólares de presupuesto). Dante Ferreti (Gans de Nueva York, La edad de la inocencia) firma un diseño de producción de campanillas. La película aspira a siete Oscar, incluyendo a Jude Law y Renée Zellweger.

Los defectos del muy disperso guión del propio Minghella quiebran una y otra vez los esfuerzos de un magnífico reparto, que a ratos parece perdido en las vueltas y revueltas de una historia mal contada, con algunas tramas encajadas a martillazos (valgan como ejemplo las protagonizada por Natalie Port­man y Philip Seymour Hoffman).

Cold Mountain es una historia, contada de otra manera, mejor puntuada, con menos pirotecnia trágica y un acercamiento más sutil y razonado a los sentimientos de los protagonistas, hubiera dado lugar a una gran película sobre el amor en tiempos de guerra, uno de los grandes argumentos de la historia del cine. Lo que hay es irregular, disperso, inconsistente y blando, a pesar de algunas secuencias de gran crudeza.

Ficha Técnica

  • Fotografía: John Seale 
  • Montaje: Walter Murch
  • Música: Gabriel Yared
  • Distribuidora: Buena Vista 
  • Estreno en España: 20.02.2004

EE.UU., 2003. 

Reseña Panorama
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor