Come, reza, ama

Una novela rosa sirve para el lucimiento de Julia Roberts, la actriz ideal para interpretar el papel de Liz Gilbert. **

EAT, PRAY, LOVE, 2010 País: EE.UU. Dirección: Ryan Murphy Guión: R. Murphy, Jennifer Salt Fotografía: Robert Richardson Montaje: Brad Buecker Música: Darío Marianelli Intérpretes: Julia Roberts, James Franco, Richard Jenkins, Viola Davis, Billy Crudup, Javier Bardem 133 m. +18 años (temática) Distribuidora: Sony Estreno: 24.9.2010

Viaje iniciático a un mundo de color de rosa

- Anuncio -

Come, reza, ama es el título de un libro de memorias de Elizabeth Gilbert que tu­vo una excelente acogida en Estados Uni­dos, y cuenta cómo esa mujer deja todo (casa, fortuna, marido) para encontrarse a sí misma. El libro, dicen, es ágil e ingenio­so. La película se queda en las anécdotas.

Un buen día Liz Gilbert (Julia Roberts) des­cubre que está aburrida con su existen­cia y pide el divorcio a su desconcertado marido. Descubriendo su nueva soltería, tiene un affair con un joven actor (Ja­mes Franco) al que deja poco después. Finalmente, decide que para encontrar la paz debe cambiar de aires y organiza un año sabático con tres paradas: Italia, In­dia y Bali. En Italia aprenderá el idioma, la cultura del dolce far niente y el placer de la buena comida. En la India aprende dis­ciplina y meditación. En Bali encuentra la paz interior y vuelve a amar.

Si las cosas sucedieron así, habrá que dar­le a Liz Gilbert el premio a la mujer más afortunada del mundo, que puede via­jar a placer, gastar sin medida y en­contrar a su paso cohortes de gente encan­ta­do­ra, dispuesta a echarle una mano siem­pre que lo necesite. Pero no ha tenido suer­te con la película. Obviamente Ju­lia Roberts era la persona ideal para darle vida, pero la dirección es lamentable, la pe­lícula acumula anécdotas sin orden, con­cierto ni medida, ni más propósito que fo­tografiar a la actriz con todo tipo de ves­tuario, peinados y fondos, y hay muchos en un viaje alrededor del mundo. Ju­lia Roberts es una gran actriz y es muy fo­togénica, pero ciento cuarenta minutos en pantalla terminan por cansar. Sólo hay un gran momento, cuando Richard Jen­kins le da réplica en la India. Javier Bar­dem es un mero comparsa que aparece al fi­nal para bailar con ella y besarla (mejor no hablar de sus diálogos).

En definitiva, una descarada novela ro­sa con un toque místico tipo New Age.

Fernando Gil-Delgado


Fernando Gil-Delgado
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.