Condenado

Un ejemplo de película que no termina de definirse. Como cinta policíaca le falta garra y cuando se mete en el terreno del drama paterno-filial tampoco convence

Condenado
Condenado

Condenado: Tiempos mejores

Aviso para navegantes: no dejen que su brújula pierda el norte ante el título español del último trabajo protagonizado por Robert de Niro. Aunque Condenado suene a thriller repleto de suspense y acción, la cinta del escocés de 45 años Michael Caton-Jones está más cerca del drama familiar que del género policiaco.

La acción se sitúa en Long Beach, localidad conocida como «la ciudad junto al mar» (de ahí ese City by the sea original, más poético y evocador), colorista y alegre lugar lleno de vida, norias y bañistas en los años 50 y que hoy posee, según muestra el filme, un aspecto fantasmal y desolado, punto de encuentro de yonquis y maleantes.

- Anuncio -

Antes de divorciarse de su mujer y de perder el contacto con su hijo, el agente Vincent LaMarca (una vez más, De Niro en el rol de ‘poli’ íntegro de ascendencia italiana) vivió su mejor época en Long Beach. Allí regresa, desde la gran ciudad, para resolver el asesinato de un camello. Según los indicios, su primogénito, un habitual de los bajos fondos, es el principal sospechoso.

El problema de Condenado es que no termina de definirse. Como cinta policíaca le falta garra y cuando se mete en el terreno del drama paterno-filial tampoco convence. El oficio de Caton-Jones (Memphis belle y Vida de este chico, también con De Niro) resuelve con corrección un guión inspirado en un artículo periodístico sobre un hecho real (un policía investiga la participación de su hijo en un crimen) pero flaquea en el retrato de los personajes, verbalizando demasiado sus sentimientos. Un ejemplo: LaMarca, volcado en su trabajo pero con una vida personal más bien gris, declina la invitación de un compañero de cenar con su familia alegando que «en tu casa se respira demasiado amor».

Condenado habla del pasado, de tiempos mejores. También Robert de Niro conoció épocas doradas, cuando era considerado el actor más camaleónico del mundo. Hoy se ha instalado en una rutina que debe ser tan cómoda para él como irritante para el espectador. En esta cinta, como en Hombres de honor o 15 minutos, actúa con el piloto automático y la gran Frances McDormand, aquí su paciente y resignada novia, se lo merienda en cada escena que comparten. Ella mantiene el barco a flote y es lo mejor de una cinta decente aunque perfectamente olvidable.


Condenado (City by the sea, 2002)

País: Estados Unidos Dirección: Michael Caton-Jones Guión: Ken Hixon Fotografía: Karl W. Lindenlaub Montaje: Jim Clark Música: John Murphy Intérpretes: Robert De Niro, Frances McDormand, James Franco Distribuidora: BuenaVista