Cortometraje: Euritan, de Irati Gorostidi y Arantza Santesteban. Supervivencia

· Euritan se apoya en el «found footage», en unos metrajes encontrados con los que las cineastas experimentan, subrayando un texto de clara expresión feminista.

Euritan (2017), de Irati Gorostidi y Arantza Santesteban, encara a la escritora Itxaro Borda con su pasado. A través de su obra Clara y biok (1985), regresamos a unos años de lucha y violencia en los que a la mujer se le hurta su parte de protagonismo.

La pieza escudriña en la huella del cine militante generado bajo el espíritu del mayo del 68 e investiga en el po­so que ha dejado dicho celuloide en los cineastas ac­tua­les. Producida en el marco del proyecto de investigación y artístico «Europa, futuro anterior», y apoyada por la Residencia de Investigación Artística de Tabakalera y por Donosti 2016, el documental expone a tumba abierta el discurso de una intelectual comprometida.

La cámara registra a mujeres que miran y escuchan las noticias mientras, fuera de campo, oímos los susurros de otras voces críticas contra el sempiterno papel se­cundario de la mujer. Silencio, siempre silencio, hasta que las silenciadas alzan sus voces y se manifiestan. Las directoras, en una excelente secuencia, optan por dejar sin sonido el momento, buscando el efecto simbólico de las sin voz, mujeres cuyas voces apagadas resaltan, sin em­bargo, la potencia de las imágenes.

Euritan se apoya en el «found footage», en unos metrajes encontrados con los que las cineastas experimentan, subrayando un texto de clara expresión feminista.

La escritora recuerda los momentos convulsos vividos y los compara con los actuales: «ahora los curas no van a los bares, antes nos tenían que convertir». La obra, por tanto, aborda el paso del tiempo, la memoria y el de­sajuste histórico.

Borda, alma mater del filme, se enfrenta al espejo del tiem­po sin pudor y con valentía, lanzando reflexiones que desvelan la opacidad existente en Euskadi durante un largo período. Comenta la similitud del ideario abertzale con la religión, y habla del control absoluto y del sen­timiento de culpabilidad al que se somete a la mujer, todo en un entorno periférico muy cerrado.

Gorostidi y Santesteban impregnan su película de ese cine militante encontrado y dejan un documento vi­bran­te. Una pieza que reflexiona sobre la memoria par­cial y que reivindica con rotundidad el protagonismo ne­gado a la mujer, propugnando la aplicación de una ob­jetividad histórica.

Con todo, no me resisto a destacar la emoción que pro­duce el instante en el que la protagonista de esta re­visión histórica afirma: «seguir en Euskadi por el amor a la tierra, pero, principalmente, por el amor a la lluvia».

Euritan es un trabajo brillante, poético, comprometi­do, político, social, sensible, reivindicativo, revelador, des­velador y constituye, desde ya, un monumento al ci­ne documental.

Ficha Técnica

  • Fotografía, Montaje y Producción: Irati Gorostidi, Arantza Santesteban
  • Sonido: Gerard Ortín Caastellví
  • Duración: 24 min.
  • Público adecuado: +18 años
  • España, 2017