Cosas de familia: Todo queda en familia

Cosas de familia | Schepisi (Australia, 1939) responsable de títulos de distinto tono como Roxanne, La casa Rusia y Last Orders cuenta las aventuras, venturas y desventuras de Alex (Michael Douglas), un prestigioso abogado en una importante firma fundada por su padre, Mitchell (Kirk Douglas), que siente surgir en él la vocación de político. Alex hace labor social sirviendo en un comedor público, donde una voluntaria intenta -y en parte consigue- seducirle. Alex tiene problemas de comunicación con su padre, con sus hijos -el mayor es un vago que trafica con drogas, y el pequeño no le habla-; y va a tenerlos con su mujer.

La película, escrita, interpretada y dirigida para mayor gloria de los Douglas, tal vez refleje la realidad de esa familia, o probablemente no. Recuerda a El estanque dorado, donde los Fonda, padre e hija, dirimían sus diferencias en el celuloide.

Este film intenta hacer lo mismo, pero todo en él parece artificial, superficial y vulgar. Hay buenas escenas, en particular el tratamiento de la apoplejía de Kirk, pero en ningún momento sabes qué pretende el guionista. Tal vez hay demasiados elementos acumulados a los que no se presta la debida atención.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Ian Baker
  • Montaje: Kate Williams
  • Música: Paul Grabowsky
  • País: EE.UU.
  • Distribuidora: Buena Vista
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.