Cosas insignificantes

Guillermo del Toro produce esta opera prima de la realizadora mexicana Andrea Martínez Crowther

Cosas insignificantes

Cosas insignificantes: Muchas teclas

Una nota con un número de teléfono, una flecha dibujada con purpurina y un caballito de papiroflexia son algunas de las cosas insignificantes que Es­me­ralda -una silenciosa adolescente- guarda en una caja. La metáfora es sencilla: detrás de estas cosas insignificantes hay historias importantes; la de una separación, una infidelidad o una grave enfermedad.

La realizadora azteca Andrea Martínez Crowther se estrena en el largometraje con una coproducción hispano-mexicana apadrinada por Guillermo del Toro. Este «padrino» se nota en la cuidada producción y en el potente reparto, encabezado por Carmelo Gómez.

Andrea Martínez rueda una cinta evocadora y correctamente escrita -el guión participó en uno de los talleres de guión del Festival de Sundance- en la que aborda principalmente el tema de la incomunicación en las relaciones humanas. Para tratar este problema, la realizadora toca muchas teclas y esta dispersión le resta profundidad a una película que plantea cuestiones de interés pero que termina sin cerrarlas. Pero esto no es nada nuevo, incluso parece un requisito en el cine de historias cruzadas, género al que pertenece de lleno.

En este sentido, la realizadora mexicana no disimula su cerca­nía a la trilogía de Arriaga y Gonzá­lez-Iñárritu. Una cercanía en los temas y en las historias pero no en el tono, más ligero y superficial, menos crudo e intenso. En definitiva más débil, que en una opera prima puede ser hasta un piropo.


Cosas insignificantes (2008)

País: México/España Dirección y Guión: Andrea Martínez Crowther Fotografía: Josep María Civit Montaje: Ángel Hernández Zoido Música: Leo Heiblum, Jacobo Lieberman Intérpretes: Bárbara Mori, Fernando Luján, Carmelo Gómez, Lucía Jiménez, Paulina Gaitán Duración: 100 m. Adultos Distribuidora: Notro Estreno: 15.V.2009