Inicio Críticas películas Cosas que nunca te dije

Cosas que nunca te dije

Año: 1995 Duración: 93 minutos País: Es­pa­ña Di­­­rección y Guión: Isabel Coixet Fo­to­gra­fía: Te­­resa Medina Música: Alfonso Vi­lla­longa Mon­­taje: Kathryn Himoff In­tér­pre­­tes: Lili Tay­­lor, Andrew McCarthy, De­bi Mazar, Ale­xis Arquette, Leslie Mann, Ri­chard Edson, Sey­­mour Cassel, Peggy West, Linda Ruth Goertz, Ruth Ann  Goertz, Kathryn Hurd, Chan­da Watts, Jennie Vaughn Dis­tri­bui­dora: DeaPlaneta Pre­cio: 14,95 €

Un mundo imperfecto

- Anuncio -

En un rincón perdido de Oregón Ann, una chica empleada en una tienda de fotografía, recibe la llamada de su novio, que ha decidido abandonarla. Tras un intento de suicidio acude al teléfono de la esperanza. Allí trabaja Don, quien reparte su tiempo entre la venta de pisos y ese servicio social, más como terapia ocupacional que por otra razón. A él recurren seres que, como él, padecen una crisis de identidad en un mundo de soledad e incomunicación, personas necesitadas de cariño y expuestas al azar del amor.

Isabel Coixet (Barcelona, 1962) ha creado un universo propio sólo con cuatro películas, sostenidas sobre emociones contenidas y silencios elocuentes. En ellas logra reflejar su visión de un mundo imperfecto por el que deambulan individuos que arrastran heridas emo­cionales, que se buscan a sí mismos y que están necesitados de un amor que es mostrado siempre en su cara más incierta e imprevisible.

En Cosas que nunca te dije se aprecia ya su par­­ticular y delicada mirada, el sabor agridulce con que contempla la vida y el carácter relativo de una felicidad que sólo se valora con su pérdida o ante la muerte, características que aparecen depuradas en Mi vida sin mí, su más equilibrada película.

La música de Alfonso Villalonga con algunos temas de Tom Jones (“It’s not unusual”), la hermosa fotografía de Teresa Medina y el montaje lleno de elipsis de Kathryn Himoff contribuyen también de manera decisiva a la creación de ese mundo de sensaciones perdidas, de afectos ausentes y de soledad compartida.

Julio Rodríguez Chico