Háblame de ti

Crítica de la película

Obra pequeñita, simpática, llena de corazón y de buenas intenciones, que duda demasiado entre el drama y la comedia

363
0
Compartir
portada
Háblame de ti

· Háblame de ti es una de esas películas que últimamente los franceses hacen en grandes cantidades, habitualmente bien; dramas agradables que hablan de la vida cotidiana con bastante realismo.

Realidad a la francesa

Alain, respetado hombre de negocios, es además un gran orador; de hecho da clase en la facultad de Políticas, donde estudia su hija. Alain no tiene tiempo para casi nada y menos aún para su familia. En estos momentos toda su atención está centrada en el lanzamiento de un nuevo coche que debe estar listo para la próxima feria del automóvil. Un ictus le obliga a replantearse muchas cosas, empezando por que debe volver a aprender a hablar.

Háblame de ti es una obra pequeñita, simpática, llena de corazón y de buenas intenciones. Es una de esas películas que últimamente los franceses hacen en grandes cantidades, habitualmente bien (un ejemplo gráfico, Intocable); dramas agradables que hablan de la vida cotidiana con bastante realismo. Afortunadamente aquí no llegan demasiadas y evitan la saturación o que los clichés galos -en esta cinta hay bastantes- resulten demasiado evidentes.

Se le puede reprochar principalmente que dude demasiado entre el drama y la comedia, que sea bastante previsible; pero buenos actores y un mensaje positivo son dos bazas nada despreciables.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.