Vicky Cristina Barcelona

Woody Allen cambia de paisaje y ofrece una historia menor, a pesar de la fuerza de su cuarteto protagonista.

Vicky Cristina Barcelona
Vicky Cristina Barcelona

Vicky Cristina Barcelona: Exó-sexo-tismo de un Allen menor

Woody Allen cambia de paisaje y ofrece una historia menor, a pesar de la fuerza de su cuarteto protagonista.

La nueva película de Woody Allen, Vicky Cristina Barcelona, es exótica en muchos sentidos: en primer lugar porque se trata de la primera película que el cineasta rueda íntegramente en España, en segundo término por la presencia de Javier Bardem y Penélope Cruz -los dos actores españoles de moda en los circuitos hollywoodienses-, y por último por la bohemia europea que reivindica el film.

A través de la mirada de dos amigas norteamericanas –Vicky y Cristina– que viajan a Barcelona a pasar el verano, Allen explora dos posicionamientos antagónicos ante el amor y ante la vida. La primera se mantiene fiel a la racionalidad y al compromiso, mientras que Cristina se deja llevar por todo lo que el momento le ofrezca. El encuentro con el pintor español Juan Antonio -interpretado por un magnífico Javier Bardem– trastorna por completo sus pequeños universos personales y va seduciéndolas poco a poco.

Barcelona y Oviedo han sido los dos lugares escogidos por el director neoyorquino para el desarrollo de su relato sentimental. Atrevido en muchos momentos, extremado y bastante estereotipado en otros, su largometraje destila la esencia del cine de Woody Allen, pero también deja constancia del declive que viene sufriendo la obra del director en los últimos tiempos. No en vano, rodar una película por año conlleva un precio.

Javier Bardem y Penélope Cruz en Vicky Cristina Barcelona (2008), de Woody Allen

La mirada del objetivo se centra en los paisajes y en la belleza de la arquitectura, pero lega el protagonismo indiscutible a sus tres mujeres exuberantes, sofisticadas y sexys. Rebecca Hall(El truco final) encarna la serenidad, Scarlett Johansson la búsqueda y la libertad, mientras que Penélope Cruz representa a la mujer “latina”, tan bella y creativa como destructora. A pesar del buen hacer de esta actriz, el personaje de María Elena es tan pasional, tan explosivo, que en determinados momentos invita a la hilaridad en escenas de una fuerte carga dramática. Con todo, la relación que Allen construye en torno a Juan Antonio y María Elena es sugerente y atractiva.

Una buena dirección de actores -salvo en el caso del intérprete que encarna al padre de Bardem, probablemente consecuencia del desconocimiento de la dicción española por parte del director- y los diferentes posicionamientos ante la sexualidad, son los grandes atractivos de Vicky Cristina Barcelona, pero no pueden maquillar algunas de las carencias del desarrollo del guión, que obligan al narrador a explicar la evolución de los personajes continuamente.

Ensalzada por la crítica norteamericana, la película -interesante en la medida en que Woody Allen, con sus altibajos, siempre muestra algo atractivo a sus espectadores- ha triunfado gracias a su exotismo y la fuerte presencia en la pantalla de su cuarteto protagonista.


Vicky Cristina Barcelona (2008) Estados Unidos / España
Woody Allen  W. Allen  Javier Aguirresarobe  Alisa Lepselter  Javier Bardem, Patricia Clarkson, Penélope Cruz, Kevin Dunn, Rebecca Hall, Scarlett Johansson, Chris Messina  Warner Bros.  96 minutos  Adultos

Reseña Panorama
s
Avatar
Periodista. Editora de Conversaciones con