Cuando naces… ya no puedes esconderte: Viaje iniciático

Sandro es italiano, de Brescia, donde su familia tiene una fábrica. Sandro tiene doce años, es hijo único, feliz, inocente y algo mimado. La película comienza con su encuentro con un mendigo negro, inmigrante, cuyo idioma no conoce. La experiencia no fue más que un susto y una sorpresa. Poco después, Sandro emprende un pequeño crucero por el Mediterráneo con su padre y su tío. Una noche, accidentalmente, cae al mar sin que nadie se dé cuenta. Está a punto de morir ahogado, pero es salvado in extremis por un bote cargado de inmigrantes ilegales que se dirigen a Italia. Durante el trayecto, Sandro descubre la maldad de las mafias que trafican con personas, el miedo y la esperanza de aquellos que se atreven a lanzarse al mar, y a una pareja amable, Radu y Alina, rumanos.

Cuando naces… ya no puedes esconderte es una obra interesante, basada en una novela de Maria Pace Ottieri que se inspira, o lo parece, en Capitanes intrépidos, modernizado con el tema de la inmigración. La maduración de Sandro, su viaje iniciático, se hace a través de una aduana y de un campo de refugiados. Descubre además el sentido de su vida en la ayuda a los demás.

El guión y la dirección vienen de mano del mismo equipo que realizó La mejor juventud: los guionistas Sandro Petraglia y Stefano Rulli, y el director Marco Tullio Giordana, que reconocemos en la forma de mirar el mundo que les rodea. La gran diferencia es que vemos el mundo a través de los ojos de Sandro, de un niño, es decir con cierto candor y sin maniqueísmo. Se trata del descubrimiento de una realidad compleja: los inmigrantes y las mafias, los centros de acogida y los problemas burocráticos, los voluntarios y los que se aprovechan del sistema, los necesitados y los parásitos. Sandro lo descubre todo de golpe, a la vez, con sus doce años y sin prejuicios. Luego se pregunta qué puede hacer.

Cuando naces… ya no puedes esconderte le falta poco para ser una obra notable. En primer lugar le sobra ambición, ganas de informar de un drama de nuestro tiempo. Es realista pero con una dosis de exageración: el salvamento de Sandro es forzado, el barco de inmigrantes al que llega tiene gentes de todo el mundo, cada uno de ellos huyendo de una tragedia diferente… en  definitiva, instruye demasiado y ello le quita fuerza a la historia. Con todo, sigue siendo una obra valiosa, de bella factura, que señala un drama muy real sin maniqueísmos ni excesiva moralina, con un relato entretenido y un pequeño actor que se carga el mundo a sus espaldas sin aspavientos.

La película es de 2005 y ha envejecido algo: los teléfonos móviles que vemos llaman la atención, y que la pareja inmigrante elegida sea de Rumanía, ahora parte de la UE, es un dato que llama la atención.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Roberto Forza
  • Montaje: Roberto Missiroli
  • Música: Michael Nyman
  • Duración: 115 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Sagrera
  • Italia (Quando sei nato non puoi più nasconderti), 2005
  • Estreno: 17.8.2007
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.