Cuatro vidas: Atribulado estoy…

Cuatro vidas es la primera película del neoyorquino de 35 años Jieho Lee, que ha escrito el guión con Bob DeRosa. Se trata de una historia trágica protagonizada por cuatro personajes sufrientes que compiten para ver quién tiene la desgracia mayor. Un buen Brendan Fraser (Crash, El americano impasible) es un matón a sueldo que tendrá que proteger para su jefe a una cantante pop (Sarah Michelle Gellar) recién comprada por el mafioso Andy García. Forest Whitaker es un deprimido empleado de banca que hace lo que no debía. Y por fin, un médico (Kevin Bacon) que ve en peligro a la mujer de su mejor amigo.

Qué quieren que les diga, estoy saturado de este subgénero dramático que hace de la casualidad y del destino un territorio para hacer deambular a gente atribulada con cara de lunes perpetuo. El vistoso reparto tiene fuerza pero todo está tan estirado, tan calculado, que las notas suenan chirriantes y metálicas, hay una sensación tremenda de forzamiento de las tramas y los personajes lo pagan. La realización es muy discretita y abusa de movimientos de cámara ampulosos y absolutamente superfluos (la secuencia ridícula del tiroteo en la terraza).

Todo hubiera sido bastante mejor con mucha menos tensión circense. La humanidad que pasa por la taquilla saldría ganando si se jubilarán cuanto antes el 85% de los profes de escritura dramática de las universidades y escuelas de cine norteamericanas. Menudos plastas.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (The Air I Breathe, 2007)
  • Fotografía: Walt Lloyd
  • Montaje: Robert Hoffman
  • Música: Marcelo Zarvos
  • Duración: 97 min.
  • Público adecuado: Adultos
  • Distribuidora: Wide
  • Estreno en España: 19 septiembre 2008
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor