Cyrus: Edipo en horas bajas

La tercera jornada de la Seminci sorprendió a muchos con esta extraña producción de los hermanos Duplass. Si la crítica fuera un asunto de primeras impresiones, tendría que decir que Cyrus es una película insustancial, mediocre y hasta en ocasiones aburrida. Pero una segunda revisión más meticulosa me obliga a reconocer una cierta inspiración -una inspiración no muy bien desarrollada- a este extraño filme.

La historia es la de un divorciado que se enamora de una madre soltera obsesionada con su hijo, a quien ha educado de un modo patológicamente sobreprotector.

Ya desde el principio, las situaciones son forzadas y exageradas: el patético estado en el que se haya el protagonista bastantes años después de su divorcio, la alegre y despreocupada amistad que mantiene con su ex esposa, el atropellado enamoramiento que da un vuelco a su vida… pero, sobre todo, la anómala relación entre la madre de la que se enamora el protagonista y su hijo Cyrus, que, ya con edad de independizarse, continúa viviendo como si fuera un crío.

Extrañeza y una cierta repulsión es lo que inspiran la trama y los protagonistas. Sin embargo, pasado el primer efecto, uno no puede dejar de plantearse si de verdad es tan extraño el problema que se plantea. Y la respuesta es que no.

En un mundo en el que la familia se desarticula poco a poco, y todo el que quiera puede ser padre y/o madre a capricho, no es tan inaudito que se terminen generando situaciones como la que viven los protagonistas de este filme; situaciones que se ridiculizan y que -si se mira más allá del sentimentalismo que las invade- dan lugar a una grotesca ironía sobre el precio que una madre sobreprotectora debe pagar por los fallos en la educación de su hijo.

Los actores cumplen bien porque logran transmitir una mezcla de repulsión y de simpatía (si alguien ha leído la estupenda novela de John Kennedy Toole, La conjura de los necios, me entenderá).

Con todo, la película no deja de ser un producto mediocre: la realización es en ocasiones muy televisiva, la fotografía y la música no son nada del otro mundo, los diálogos del guión son insustanciales y pobretones… En fin, no deja de ser una comedia más, pero que, si se mira desde una perspectiva sociológica, puede resultar lúcida y hasta profética.


▲ El problema que presenta.

▼ La forma de presentarlo.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2010
  • Fotografía: Jas Shelton
  • Montaje: Jay Deuby
  • Música: Michael Andrews
  • Duracion: 90 min.
  • Público adecuado: +16 años (temática)
  • Distribuidora: Fox
  • Estreno en España: 19/11/2010
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete