Desapariciones: Batiburrillo irregular

Desapariciones | Ron Howard (Oklahoma, 1954), director de Una mente maravillosa y Willow, estrena una película muy larga (137 minutos) a mayor lucimiento de la excelente pareja de actores protagonistas, un padre (Tommy Lee Jones) y una hija (Cate Blanchett) distanciados que se reencuentran para rescatar a la hija de ésta (Evan Rachel Wood, protagonista de Thirteen), víctima de un secuestro.

La acción, acompañada por la música de Horner (autor de la BSO de Me llaman Radio), se desarrolla en Nuevo México, en 1885, y tiene elementos de muy diversos géneros, en un batiburrillo irregular, con una apelación indigenista bastante pueril y fantasiosa a los ritos de los apaches, con los que el padre pródigo y chamán ha convivido largos años. La hija se gana la vida como granjera y médico naturista a tiempo parcial y el secuestrador es un psicópata con delirios místicos. Uffff… Parece que a Howard le ha dado por la cosa de la truculencia esotérica: ahora prepara El Código Da Vinci.

- Anuncio -

Sinopsis: Nos situamos en 1885 en Nuevo México, Samuel (Tommy Lee Jones), tras haber convivido durante largos años con los apaches, regresa a su hogar para reconciliarse con su hija Maggie (Cate Blanchett), curandera del lugar, que vive junto a sus dos hijas.

Pero Maggie no puede perdonar la ausencia y el abandono de su padre que acabó indirectamente con la vida de su madre y de su hermano pequeño.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Salvatore Totino
  • Montaje: Dan Haley y Mike Hill
  • Música: James Horner
  • País: EE.UU.
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Columbia
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete