Dheepan

Crítica de la película

Audiard triunfa en Cannes con esta historia de un soldado tamil que crea una familia impostada para lograr asilo en Europa

1246
1
Compartir
portada
Dheepan

· Guerra, odio, familia, paternidad, amor, violencia, re­generación son asuntos muy potentes y Audiard los maneja de manera sensacional en un guion escri­to a seis manos.

Palmas para una Palma

Esta película se llevó la Palma de Oro en el último Fes­tival de Cannes, y como reconoció su autor, que el Jurado lo presidiesen los hermanos Coen, supone un plus. Dheepan se impuso en la sección oficial a las películas de muchos pesos pesados como Moretti, So­rrentino, Van Sant, Kore-eda, Zhangke y Hsiao Hsian.

En 2009, Jacques Audiard había ganado el premio es­pecial del Jurado en Cannes con Un profeta, una pe­lícula de una tremenda potencia. Seis años después, con De óxido y hueso en medio, llega Dheepan pa­ra contar la historia de un soldado tamil que, cuan­do ve perdida la guerra en Sri Lanka, se pone de acuer­do con una mujer para simular que son una familia y lograr asilo en Europa. Les viene bien llevar una niña y la consiguen sobre la marcha.

Guerra, odio, familia, paternidad, amor, violencia, re­generación son asuntos muy enjundiosos y Audiard los maneja de manera sensacional en un guion es­cri­to a seis manos. La ambientación en el barrio de Cou­draie en Poissy, a treinta kilómetros de París, es un acier­to entre los muchos que contiene una pelícu­la que no quiere ser otra cosa que una historia razonable de tres personas que quieren recuperar la bon­dad que han perdido y que salidos de un infierno se me­ten en otro.

La naturalidad con la que todo se cuenta (la foto, el montaje, la música son muy inteligentes) es fruto de un trabajo magnífico que incluye la arriesgada decisión de usar la lengua tamil y mezclarla con el francés de una manera muy sabia. Las tramas de la película tienen una consistencia envidiable que contribuye a que en ningún momento dejen de ocurrir co­sas importantes y, a la vez, cotidianas, pequeñeces en un mar en el que la tormenta siempre se presagia. La tempestad y la calma se suceden de una forma que te encoge el alma.

Dheepan sale con valentía al encuentro de lo que ocu­rre hoy y ahora en Francia y enseña muchas co­sas, hace pensar, sin didactismos ni mítines, con una su­tileza llamativa, con extraordinaria sensibilidad, sin maniqueísmos ni atajos simplones, renunciando a todo efectismo pero armando un relato cautivador con un marchamo de autoría que se aprecia desde los im­pactantes créditos. La obra propia de un cineasta de 63 años, hijo de cineasta, que ha tenido películas en el plato desde que era un niño. Se ve que ha he­cho bien la digestión.

Reseña Panorama
w
Compartir
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor

1 Comentario

Comments are closed.