Dieta mediterránea: Ristrell busca (y no encuentra) a Truffaut

Dieta mediterránea | Los fogones y el sexo, combinados con homenajes constantes al cine francés en general y a Truffaut en particular, son los ingredientes de la nueva película de Joaquín Oristrell (Va a ser que nadie es perfecto).

Sofía (Olivia Molina) es una mujer con las cosas muy claras en la vida: quiere llegar a ser la mejor cocinera del mundo y aspira a experimentar el amor hasta sus últimas consecuencias, aunque sea de manera no convencional. Para lograr sus objetivos se sirve de dos hombres, Toni (Paco León) y Frank (Alfonso Bassave), con los que establece un acuerdo profesional y amoroso.

- Anuncio -

Hay comedias de Oristrell que, a pesar de su marcado trazo grueso en los diálogos, funcionan por su falta de pretensiones y su habilidad para manejar a los actores y explotar el humor situacional. El asunto, sin embargo, como es el caso, se puede tornar un poco molesto si por debajo te intenta colar un discurso de neo hippie trasnochado que no se cree nadie.

La cosa se puede volver aún más molesta si encima lo disfraza en forma de homenaje/revisión a la española de Jules y Jim. Basta comparar el final del filme del realizador catalán con el de la obra maestra de Françoise Truffaut para encontrar distancias siderales entre dos maneras de entender el cine y la vida. Una es artificial y vacua y la otra es sensible y auténtica. Al partidario de la primera, por lo menos, le siguen funcionando los actores y el humor situacional.

Ficha Técnica

  • España, 2009
  • Albert Pascual
  • Aixalà, Domi Parra
  • Salvador Niebla, Josep Mas «Kitflus»
  • Alta
  • 120 minutos
  • Adultos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año