Inicio Críticas películas Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?

Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? [6]

Chauveron que se encuentra cómodo en el terreno de la comedia (L’amour aux trousses), juega la baza del buen cine francés, y logra una película universal

Dirección y guión: Philippe de Chauveron Fotografía: Vincent Mathias Montaje: Sandro Lavezzi Música: Marc Chouarain  Intérpretes: Christian Clavier, Chantal Lauby, Ary Abittan, Medi Sadoun, Frédéric Chau, Noom Diawara, Frédérique Bel, Julia Piaton, Duración: 97 min. Distribuidora: A Contracorriente Público adecuado: +16 años

- Anuncio -

Qu’est-ce qu’on a fait au Bon Dieu? Francia. 2014. Estreno en España: 25/12/2014

 

Adivina quién viene a …

Claude y Marie Verneuil no entienden qué les pasa a sus hijas. Los Verneuil son una familia de corte clásico, «soy gaullista» dice Claude siempre que la ocasión lo requiere, y les cuesta aceptar los esposos elegidos por sus niñas: la primera de ellas se casa con un musulmán de origen argelino, la segunda con un judío, la tercera con un chino, a los que inicialmente no consideran franceses. Poco a poco, tras muchas meteduras de pata, van haciendo familia, mientras esperan que la pequeña se case por la Iglesia, con un católico.

Pequeña comedia muy francesa, sin pretensiones. Philippe de Chauveron se apoya en el humor de aquellas películas que protagonizó Louis de Funes, a quien citan expresamente (Las locas aventuras del Rabbí Jacob), o a quien hacen homenaje en otras escenas; pero, en su modestia, es un acierto. Buen reparto, buenos diálogos, caracteres bien delineados, situaciones logradas, referentes conocidos. La temática es de rabiosa actualidad: los matrimonios «mixtos» en Francia, las relaciones de la población autóctona de toda la vida frente a los franceses de primera generación que tienen una cultura  y religión diferente; y con ellos, un cierto racismo y una cierta xenofobia. Como ya mostrara el citado Louis de Funes, el humor suele ser el mejor modo de abordar temas tan espinosos.

El arranque es complicado, resulta excesivamente paródico ver a dos buenos burgueses asistir, una tras otra, a las bodas mixtas de sus hijas y hacer el comentario inoportuno. Pero, una vez que se han establecido las reglas del juego y los personajes están en su lugar, la cinta va a más continuamente. Chauveron que se encuentra cómodo en el terreno de la comedia (L’amour aux trousses), juega la baza del buen cine francés, y logra una película universal: la intransigencia y la xenofobia se encuentran a ambos lados y todos tienen que hacer un esfuerzo si quieren salir adelante.

Conviene advertir que al poner el acento en la tolerancia y el posible cerrilismo de los viejos franceses, y tratar todo con desenfado, la religión puede parecer algo secundario, o un simple accidente cultural, algo prescindible, indiferente.

Fernando Gil-Delgado




Fernando Gil-Delgado
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.