Directo a la fama: La peor comedia de Ben Stiller

En Directo a la fama, Marc Pease (Jason Schwartzman) tenía que interpretar al hombre de hojalata en una representación colegial de El Mago de Oz, pero un ataque de miedo escénico le hace renunciar al papel en el último momento, dejando colgados a sus compañeros y a su director (Ben Stiller). Ocho años después, Pease es un chófer de limusinas que encuentra una oportunidad para redimirse cuando su novia (Anna Kendrick) es elegida para actuar en la misma obra.

Directo a la fama es posiblemente la comedia estadounidense con menos chispa que nos ha llegado en los últimos tiempos. Es previsible hasta lo indecible, pero este no es su principal problema, ya que es un pecado compartido con decenas de producciones similares. Lo peor es que no tiene ni un solo momento genuinamente gracioso, ni un personaje que permita un grado de identificación o complicidad con el espectador. Todo es absurdo, inane y tremendamente aburrido. No hay explicación alguna para que actores dotadísimos, con generalmente buen ojo para elegir sus proyectos, hayan decidido incluir su nombre en tan absoluto desastre.

- Anuncio -

El descalabro económico de la película, además, ha sido uno de los factores decisivos a la hora de mandar a pique a Paramount Vantage, división de su homónima major.


Lo mejor: La representación moderna de El Mago de Oz tiene su aquel.

Lo peor: No tiene un solo momento gracioso.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (The Marc Pease Experience, 2009)
  • Fotografía: Tim Suhrstedt
  • Montaje: Mick Audsley
  • Música: Christophe Beck
  • Duración: 84 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Vértice
  • Estreno en España: 21 mayo 2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año