Doctor Strange (Doctor Extraño): Universos paralelos

El doctor Stephen Strange es el mejor neurocirujano del mundo y es plenamente consciente de ello, de ahí que sus honorarios sean desmesurados y su ego todavía mayor. Aparte de su talento médico se trata de un hombre inaguantable. Las secuelas de un accidente automovilístico le alejan de la práctica médica. Decidido a recuperarse, intenta todas las soluciones que la ciencia pone a su alcance. Finalmente, después de oír que en Nepal alguien se recuperó de lesiones irreversibles, gasta el poco dinero que le queda en un viaje al Tíbet. En Nepal encuentra a la Anciana, guardiana de una sabiduría ancestral, se inicia en el misticismo, en la magia y en la existencia de universos paralelos. También descubrirá que su vida todavía tiene sentido y que puede ayudar a los demás fuera de los hospitales.

Doctor Strange es un personaje de comic que pertenece al universo Marvel. Fue creado en 1963. La aventura aquí descrita sigue con bastante fidelidad su primer álbum: un cirujano excepcional, triunfador, egoísta que cambia radicalmente al descubrir la filosofía y magia del Tíbet. Destaca en el perfil de Strange su profundo materialismo inicial y las dificultades que tiene para aceptar un mundo más amplio del que puede medirse con máquinas, y que tiene bastante paralelismo –comic aparte- con El filo de la navaja que protagonizó Tyrone Power hace muchos años. El misticismo tibetano mantiene su atractivo para iniciar a los occidentales al mundo espiritual.

Ha dirigido y coescrito el guion de las aventuras de este héroe sin superpoderes Scott Derrickson, que comenzó su andadura como director y guionista del El exorcismo de Emily Rose (2005), que también planteaba la cuestión de si los fenómenos espirituales tenían cabida en nuestra sociedad moderna. Con habilidad comienza Doctor Strange con un prólogo tibetano lleno de magia, acción y efectos especiales; continúa con la historia del doctor, que se afirma como un materialista acérrimo; finalmente su estancia en el Tíbet junto a la Anciana le abre a otras realidades y le convierte en héroe que deberá realizar su primera misión. Ésta tiene particular encanto porque Strange todavía no está preparado. Los efectos especiales son impresionantes, pero son una simple ayuda a Benedict Cumberbatch, perfecto para el papel, y al resto de los actores, varios de ellos estrellas de primer nivel. El buen cine siempre depende de un buen guion y de buenos actores. Lo demás importa, pero siempre en segundo término.

Como dato de última hora, ya se prepara la secuela de esta película con un título cuando menos llamativo: Doctor Strange in the Multiverse of Madness. Sam Raimi pilotará los mandos y en el reparto, además de Cumberbatch, está confirmada la presencia de Elizabeth Olsen y Benedict Wong.

 

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Doctor Strange, 2016)
  • Fotografía: Ben Davis
  • Montaje: Sabrina Plisco, Wyatt Smith
  • Música: Michael Giacchino
  • Duración: 115 min.
  • Público adecuado: +12 años (V)
  • Distribuidora: Disney+
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.