· La realización es sobresaliente, aunque a estas alturas parezca fácil, los efectos, Dumbo y otros animales creados por ordenador, la interacción de éstos con los actores, la producción, todo ello está a la altura de lo que se puede exigir de Disney.

Más humanos y menos animales

La Primera Guerra Mundial ha terminado y el capitán Holt vuelve a casa, a su circo, donde le esperan sus hijos Milly y Joe. Holt los encuentra crecidos y tristes desde que su madre murió, y descubre que Max, el director, ha vendido sus caballos. Por su parte, ellos no sabían que su padre había perdido un brazo en el frente. Max lo envía a ocuparse de su elefanta, la señora Jumbo, que enseguida dará luz a un pequeño con orejas enormes. El pequeño Dumbo, los niños lo descubrirán enseguida, puede volar, hará la fortuna del pequeño circo y llamará la atención de V. A. Vandevere, propietario de un vanguardista parque temático.

Ante una película como esta caben varias actitudes; preguntarse si Tim Burton sigue siendo un gran creador, preguntarse si esta nueva transformación de un clásico de animación en una película con personajes reales por parte de la Disney es acertada, es fiel o traiciona al original, y demás cuestiones que no hacen al caso. Dumbo es una muy buena película familiar, que es lo que importa, basada en el mismo cuento de Helen Aberson y, afortunadamente, distinta de la película original, aunque los homenajes que hace al primer Dumbo, por ejemplo el rescate por los bomberos, o los elefantes rosa, son pura belleza.

Vayamos por partes; la historia está centrada en los humanos, no en la amistad entre el pequeño elefante y un ratón; trata de la familia Holt, la necesidad que estos niños tienen de su padre y de que éste les escuche y atienda a sus necesidades; también trata de la gran familia del circo, compuesta de una colección de frikis, Dumbo es uno de ellos. Finalmente habla del mundo del espectáculo y lo siniestros que pueden ser los parques temáticos sin alma, donde solo importa el dinero. Tim Burton con un circo, personajes frikis y un parque temático con una vertiente siniestra se encuentra completamente a sus anchas, pero dado el tono de su película y el público al que está destinada, tiene las alas (¿las orejas?) cortadas, mucho más que con su Alicia, es decir, que no se adentra en el barroco mundo de los monstruos de circo aunque en algunos momentos se nota que le habría encantado entrar de lleno: el forzudo, la sirena, los animales del parque del terror… Al final los tenemos realizando un esfuerzo solidario por ayudar a Dumbo.

La realización es sobresaliente, aunque a estas alturas parezca fácil, los efectos, Dumbo y otros animales creados por ordenador, la interacción de éstos con los actores, la producción, todo ello está a la altura de lo que se puede exigir de Disney, y la banda sonora de Danny Elfman es realmente buena. En cuanto al director, baste decir dos detalles: la secuencia inicial, en el circo, y la llegada del capitán Holt es puro cine, imágenes que lo cuentan todo y sitúan a cada uno de los protagonistas, sin necesidad de palabras; la segunda, hay que descubrirse ante un director que saca ese partido a Colin Farrell.

¿Por qué no es una película redonda? El guion ha descuidado a los humanos; una vez resuelto el gran problema visual de la cinta, ni los niños, ni el elefante inspiran las emociones que suelen inspirar los pequeños en las películas de Disney. Y el malvado empresario Vandevere es un enigma, y su parque Dreamland, desconcierta. ¿A quién se refiere? El final satisface, pero deja lugar a un «esperaba un poco más».

Ficha Técnica

  • Dirección: Tim Burton
  • Guion: Ehren Kruger
  • Fotografía: Ben Davis
  • Montaje: Chris Lebenzon
  • Música: Danny Elfman
  • Intérpretes: Colin Farrell, Michael Keaton, Danny DeVito, Eva Green, Alan Arkin, Nico Parker, Finley Hobbins, Deobia Oparei, Joseph Gatt, Sharon Rooney, Michael Buffer, Frank Bourke, Jo Osmond
  • Duración: 111 min.
  • Público adecuado: +7 años
  • Distribuidora: Disney
  • EE.UU., 2019
  • Estreno: 29.3.2019
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.