Earwig y la bruja: Hay dos Miyazakis

· Crítica de Earwig y la bruja | Estreno 30 de abril de 2021.
· La película usa la animación 3D y por lo tanto la tecnología de animación digital que hasta ahora el Studio Ghibli había manejado de manera limitada.

Los dos largos precedentes de Gorô Miyazaki (Tokio, 1967) tienen unos problemas narrativos morrocotudos. Earwig y la bruja, la tv movie que ahora se estrena en España adapta un cuento de Diana Wynne Jones (1934-2011), autora del texto original de una obra maestra de Hayao Miyazaki, El castillo ambulante (2004).

Los parecidos en cuanto a conflictos y personajes son evidentes, pero mientras la película del padre era un prodigio narrativo, la del hijo es un cuento de muy corto recorrido, discontinuo y con algunas secuencias muy bonitas y divertidas pero tremendamente endeble como relato. Basta pensar en la manera de cerrarlo, que es una manifestación clara de la impotencia del director y de sus guionistas Keiko Niwa y Emi Gunji. Niwa ha trabajado con Gorô Miyazaki en Cuentos de Terramar (2006), una adaptación de la novela de Ursula K. Le Guin, y La colina de las amapolas (2011), basado en un manga de Tetzurô Sayama y Chizuru Takahashi.

Era sabido que Gorô Miyazaki no tenía intención de dedicarse al cine animado. Su trabajo para montar el Museo Ghibli le llevó a meterse en un mundo (el de la creación de series y películas) que no es el suyo, o al menos no parece ser un ámbito donde se desenvuelva con la excelencia de otros directores del Studio fundado por su padre (que ha cumplido los 80) e Isao Takahata (1935-2018).

Earwig y la bruja usa la animación 3D y por lo tanto la tecnología de animación digital que hasta ahora el Studio Ghibli había manejado de manera limitada. El resultado visual es apañado y vistoso, pero queda lejísimos de la belleza de películas como Porco Rosso o El cuento de la princesa Kaguya en cuanto a color, tono, movimiento y ritmo (ese montaje poético de películas como La Princesa Mononoke o Mi vecino Totoro que resulta tan irresistible).

Con todo, si la historia de Earwig y la bruja estuviese bien contada, la película sería muy buena… pero es que la trama principal es una calamidad y la construcción de personajes (la madre de Earwig, su familia adoptiva, la propia Earwig) no hay por donde cogerla.

Queda un entretenimiento digno pero desdibujado. Y eso, en animación, es muy penoso. Para despitados o desconocedores del cine animado recordamos que hay dos Miyazakis.

Ficha Técnica

  • Música: Satoshi Takebe
  • Efectos visuales: Jacys Cheng-Yu Lin
  • Duración: 82 min.
  • Público adecuado: +7 años
  • Distribuidora: Vértigo
  • Japón (Aya to Majo), 2020
  • Estreno: 30.4.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año