El Abuelo

Vuelve Garci con El abuelo

Desde hace unos años a esta parte Garci no ha hecho ninguna película medianamente razonable . Ni Canción de cuna, ni La herida luminosa y, ni por supuesto, El Abuelo, son películas con el más mínimo sentido de la medida, de la oportunidad o de la prudencia. Porque José Luis Garci ha guardado bajo siete llaves las estrategias empresariales y las listas semanales de ingresos por taquilla y rueda simplemente lo que le da la gana; usando como único guía eso rojo que palpita y que algunos tienen en el pecho. Y es que Garci hace las películas no pensando en el «ahora» sino en el «siempre». Así, vemos al pobre George Lucas revisando su Guerra de las galaxias para poner al día sus efectos especiales; pero películas como El abuelo nunca dejarán de ser modernas, porque están fuera del tiempo.

El abuelo está basada en una novela de Benito Pérez Galdós y narra las andanzas de un anciano de noble cuna, Fernando Fernán-Gómez, que a su vuelta de las Américas intenta descubrir cual de sus dos supuestas nietas es auténtica y cual es fruto de los amores extramatrimoniales de la viuda de su hijo, interpretada por Cayetana Guillén Cuervo.

- Anuncio -

La cámara se mueve tranquila por el otoño asturiano y por el otoño de este anciano; y en el cuadrilátero que es la pantalla, los sentimientos explotan y combaten la vida y la muerte, la juventud y la vejez, Calderón y Shakespeare, el honor y la duda.

Fernán-Gómez se come el patio de butacas a cada instante, aunque sea en esos hermosos planos en los que le vemos de espaldas observando a sus nietas, y en la que su nuca amarilla nos conmueve más que primeros planos de muchos actores. Su personaje es un hombre tranquilo, en un continuo ir y venir, pero con un ímpetu en su búsqueda que recuerda al de John Wayne tras su sobrina india en Centauros del desierto.

Cayetana Guillén Cuervo ha encontrado un papel a su medida de grandísima actriz. Sus encuentros con Fernán-Gómez quedarán como hitos en el cine español.

¿Y qué decir de Rafael Alonso? Fallecido tras el rodaje, con unos diálogos que son el testamento de un secundario (si es que existen papeles secundarios) que si se descuidaba el protagonista le robaba plano, secuencia y película.

Tras esta película solo cabe esperar que José Luis Garci continúe sin ser razonable y siga salpicando su trayectoria de obras maestras.

Dirección: José Luis Garci Intérpretes: Fernando Fernán-Gómez, Rafael Alonso, Cayetana Guillén Cuervo

España 16 de octubre de 1998