El amor es más fuerte que las bombas: Efectivamente: más fuerte

· Esta película es uno de esos dramas que más que tener ínfulas son casi todo ínfula.

El noruego Joachim Trier (Oslo, 31 de agosto) ha rodado en Nueva York con un reparto imponente una película decepcionante. Una de esas películas que te toca a mitad de un festival como Cannes y aguantas 30 minutos en la sala, antes de escabullirte diciendo algo así como: «ya la veré en Madrid, porque aquí queda mucho por sufrir».

Trier, 41 años, estudió en la National Film and Television School de Londres donde tuvo como profesores a gente como Frears y Leigh. En ese momento, con 23 años, él estaba encandilado con el cine de Antonioni, Resnais y De Palma.

Oslo, 31 de agosto me pareció bien: una historia dura contada con sobriedad y soltura. Esta película, con un título original (Lowder than bombs) que se ha versionado al castellano (El amor es más fuerte que las bombas) de una manera comprensible y desafortunada, es uno de esos dramas que más que tener ínfulas son casi todo ínfula. La sinopsis y el careto de los actores en el cartel ya te mueven a adoptar la posición fetal lateral para disponerte al impacto: «Una exposición de la obra de la fotógrafa de guerra Isabelle Reed, tres años después de su prematura muerte, lleva a su hijo mayor de vuelta a la casa familiar. Allí pasará tiempo con su padre Gene y su hermano menor. Estando los tres bajo el mismo techo, Gene tratará de estrechar lazos con sus dos hijos mientras ellos luchan por reconciliar sus sentimientos hacia su fallecida madre, mujer que recuerdan de manera diferente».

Los directores nórdicos son buenísimos cuando aciertan con los dramas existencialistas. Cuando no, son peores que un niño hiperactivo a dieta de 300 calorías en un eat what you can. Lo quieren todo. Y claro, es un número.

Pedante y cursi, la película logra que actores de gran solvencia como Byrne, Huppert y Ryan parezcan concursantes del certamen «Adivina que más puede salir mal en mi vida y te diré 80 cosas más, a tiempo defragmentado con insertos oníricos y repeticiones de la jugada».

Escrito lo cual, confieso que para quien vea poco cine deprimente-pretencioso, la película te mata pero no te remata.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Jakob Ihre
  • Montaje: Olivier Bugge Coutté
  • Música: Ola Fløttum
  • Duración: 105 min.
  • Público adecuado: +18 años (X)
  • Distribuidora: Golem
  • Noruega, Francia, Dinamarca (Louder Than Bombs), 2014
  • Estreno: 4.3.2016
Reseña Panorama
w
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor