El aprendiz de brujo: Marchando otra de magos

El aprendiz de brujo | La inflación de películas de magos lleva directamente a la paradoja de Chester­ton. Asombra la cuota de pantalla que ocu­pan la magia y sus aledaños. Si le sumamos a los superhéroes y dividimos por los vampiros, el resultado es una generación de homínidos de pulgares hiperactivos y meninges en barbecho.

Lo nuevo de Turteltaub es un traje hecho a la medida de un Nicolas Cage venido a menos, que produce el mercader Bruck­hei­mer segun el patrón de películas precedentes como La búsqueda. Con un puntillo histriónico y tontorrón, se nos cuenta la historia de un brujo proceden­te de los tiempos de Merlín que tiene que instruir a un joven de 2010, que igno­ra que es nada menos que el elegido. La re­ceta tiene ingredientes de Los inmortales, Potter y Matrix. Divertida y amena, gus­tará a los chavales por su vistosa puesta en escena.

Sinopsis

Balthazar Blake (Cage), un prestigioso mago neoyorquino, defiende la ciudad de su archienemigo Maxim Horvath (Alfred Molina). Para ello recluta como ayudante a Dave Stutler (Jay Baruchel), un joven aparentemente normal que posee grandes poderes. Tras darle unas lecciones de magia antigua, ambos se disponen a luchar contra el mal.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (The Sorcerer’s Apprentice, 2010)
  • Fotografía: Bojan Bazelli
  • Montaje: William Goldenberg
  • Música: Trevor Rabin
  • Duración: 111 m. Jóvenes
  • Distribuidora: Disney
  • Estreno: 3.9.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor