El banquero: Negros y blancos

· Crítica de El banquero | Disponible en Apple TV+.

· Meritorio es mantener un tono ecuánime en un relato que provoca una justa indignación no solo por la discriminación oficial, sino también por los patentes abusos propiciados porque el capital estaba en manos blancas.

Estamos en los años sesenta y Bernard Garret, tejano de gran inteligencia y talento para los negocios, se dispone a entrar en el mercado inmobiliario de Los Angeles. El único problema es que Garret es afroamericano y su clientela no estaría dispuesta a aceptarlo ni como financiero, ni como acreedor. Para superar el escollo, Garret recurre a Max Steiner, un blanco, para que figure como propietario; él mismo parecerá uno de sus empleados.

El banquero es una de las primeras películas de Apple TV+. Está basada en hechos reales y se sitúa en la línea de grandes cintas que han abordado la injusta discriminación racial que imperaba en Estados Unidos hasta fechas recientes, como El libro verde o Figuras ocultas. Destaca la ejemplar vida de una persona de color cuyo trabajo permitió mejorar los derechos civiles y poner el sueño americano al alcance de todos.

El banquero es el tercer largometraje del guionista George Nolfi (Dragón, nace la leyenda); consigue Nolfi dar un suave tono épico a una historia que es bastante normal: buscar inmuebles y terrenos, conseguir entrevistas y financiación, discutir con la mujer y su hermano, hablar con los clientes, con la policía… con todo. Hay momentos de suave tensión, y otros que rozan el gag cómico; también, en alguna ocasión, el espectador puede sentirse superado por los tecnicismos del negocio inmobiliario.

Meritorio es mantener un tono ecuánime en un relato que provoca una justa indignación no solo por la discriminación oficial, sino también por los patentes abusos propiciados porque el capital estaba en manos blancas. Buena parte del mérito radica en el trabajo de Anthony Mackie, elegante, amable y luchador. Afortunadamente tiene a su lado, y sirve de contrapunto, a Samuel L. Jackson, en el papel de socio capitalista. Jackson es el cínico y divertido propietario de algunos garitos; ríe mucho, no cree que las ideas de Garret salgan adelante, es pragmático. Esta extraña pareja tiene un objetivo común, ayudar a desegregar la cudad. Con ellos trabaja Nicholas Hoult, el hombre de paja blanco, a quien ellos preparan para superar las barreras raciales de bancos e inquilinos. Sirve de vía de escape emocional ante el torrente de racismo descarado que aparece en la pantalla, tanto por su real amistad con sus jefes como por la gracia que tiene verlos educarle para que parezca, ante otros blancos, el amo.

Charlotte Bruus Christensen, directora de fotografía, fuerza los tintes para dar un adecuado tono avejentado y retro al relato; la historia avanza a buen ritmo salvo por algunos momentos, por ejemplo cuando Bernard se levanta ante el jurado para denunciar el racismo y la opresión del sistema, que a pesar de su probada eficacia, tienen el inconveniente del «deja vu» y pierden fuerza por ser muy previsibles. En conjunto, una obra notable y dolorosamente instructiva.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Charlotte Bruus Christensen
  • Montaje: Joel Viertel
  • Música: H. Scott Salinas
  • Duración: 122 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Apple TV+
  • EE.UU. (The Banker), 2020
  • Estreno: 20.3.2020
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.