· La película cuenta el enfrentamiento por el título mundial de ajedrez que tuvo lugar en Islandia en 1972 entre Spassky, el hombre de hielo, poseedor del título, frente a Bobby Fisher, un hombre que es prácticamente obligado por la CIA, en nombre del patriotismo, a enfrentarse y derrotar a la Unión Soviética en solitario.

El sacrificio de un peón

El caso Fisher es un buen título para esta película; el original –El sacrificio de un peón- sólo funcionaría con los iniciados, y se entiende al final de la cinta, pero no vale como enganche; en efecto, no son muchos entre el público habitual de las salas de cine los que todavía recuerdan las míticas partidas de ajedrez entre Bobby Fischer, campeón de ajedrez norteamericano, y el campeón ruso Boris Spassky,  y lo que supusieron en la guerra fría.

- Anuncio -

La película cuenta el enfrentamiento por el título mundial de ajedrez que tuvo lugar en Islandia en 1972. Spassky, el hombre de hielo, poseedor del título, recibía a un aspirante joven, genial  e inestable. El guión, muy acertadamente, pone la historia de Bobby Fisher en su contexto personal y nacional; Bobby es prácticamente obligado por la CIA, en nombre del patriotismo, a enfrentarse y derrotar a la Unión Soviética en solitario.

Edward Zwick (Tiempos de gloria, El último samurái), consigue transmitir dramatismo a cada partida; de hecho, consigue transmitir la emoción que sintieron los millones de espectadores y radioyentes que siguieron aquel encuentro en directo, hecho insólito, que da una idea de lo que entonces se pensaba de esta final.  Su principal mérito –que llega a ser un lastre- consiste en ambientar la época y las imágenes con esmero;  hay un recurso sistemático a imágenes de archivo, auténticas o reconstruidas a la perfección, que condiciona de una manera determinante el trabajo de Zwick y de su guionista; le confiere gran fuerza, pero también le quita el recurso a la imaginación: algunas secuencias terminan de modo abrupto, como la imagen que le sirvió de modelo, el final de la película resulta tan brusco y enigmático como fueron los hechos; esta cinta tiene más de documental que de ficción.

Y en esa construcción hay que destacar la labor de Tobey Maguire, quien ha asimilado todos los gestos y expresiones de su modelo hasta el punto que cualquier buen aficionado al ajedrez podrá reconocer sus tics y expresiones. Otro tanto se puede decir de Liev Schreiber, aunque su tarea haya resultado más fácil. El resto de los personajes, ha sido  sacrificado a esta línea argumental, muy poco desarrollados aunque representados por actores del empaque de Peter Sarsgaard, que les confieren fuerza en el reducido espacio que se les otorga.

Una cinta interesante, que hará las delicias de los aficionados al ajedrez.

 

Ficha Técnica

  • Dirección: Edward Zwick
  • Guion: Steven Knight, Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson
  • Fotografía: Bradford Young
  • Montaje: Steven Rosenblum
  • Música: James Newton Howard
  • Intérpretes: Tobey Maguire, Peter Sarsgaard, Liev Schreiber, Michael Stuhlbarg, Robin Weigert, Lily Rabe, Edward Zinoviev, Alexandre Gorchkov, Sophie Nélisse, Seamus Davey-Fitzpatrick, Aiden Lovekamp, Evelyne Brochu
  • Duración: 114 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Acontracorriente Films
  • EE.UU. (Pawn Sacrifice), 2014
  • Estreno: 12.8.2016
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.