El castor: Aquí, una amiga

Foster dirige El castor, una película de buen nivel con una gran interpretación de su amigo Mel Gibson. 

Que Jodie Foster es lista lo sabemos desde hace mucho tiempo. La tercera película que dirige esta actriz de 48 años, ganadora de dos Oscar a la actriz principal en 1989 y en 1992, sigue la línea de historias familiares con fuerte protagonismo de la paternidad y de la filiación, como en sus dos obras an­teriores, El pequeño Tate y A casa por vaca­ciones.

- Anuncio -

El castor está escrito por un debutante, Ky­le Killen, que hasta la fecha sólo había he­cho series de TV. La película cuenta la cri­sis que atraviesa una familia por la profun­da depresión del padre, Jack Black, que di­rige una fábrica de juguetes que heredó de su padre.

Su mujer, una arquitecta, y los dos hijos, de 4 y 17 años, capean el temporal. De pron­to, Jack aparece con una marioneta de cas­tor enfundada en la mano derecha… Fos­ter entrega una película interesante, va­liente y honesta en sus opciones, con un re­parto espléndido en el que todos están muy bien.

Mel Gibson, 55 años, hace un trabajo sen­cillamente formidable y confirma lo que ya sabíamos pero algunos se niegan a aceptar: que es un actor versátil y solvente (come­dia, drama, aventura, acción, animación) y un director aún mejor, autor de dos obras maestras y de otras dos películas de buen nivel.

La película de Jodie Foster, muy bien roda­da -la fotografía es del alemán Hagen Bog­danski, autor de La vida de los otros y de La reina Victoria-, se resiente por la biso­ñez del guionista, que no mide bien los tiem­pos y tiene debilidades en su estructura dramática, porque no aprovecha bien la po­tencia de la historia principal -la del matri­monio- y tampoco desarrolla con eficacia la historia del hijo y su compañera de clase, interpretados muy bien por Jennifer Law­rence y Antón Yelchin.

Pero, con sus defectos, es una película que llega, que huele a verdad (esa cena en el restaurante), que te hace ver que el cine pue­de constituir una suerte de declaración de amistad, de apoyo. Me parece que no hay que ser demasiado agudo para percibir que Foster le ha ofrecido a un amigo que lo es­tá pasando mal la oportunidad de interpre­tar una película casi catárquica, con un tra­bajo complejo en el que Gibson se muestra extraordinariamente eficaz y contenido. Y todo eso está muy bien.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Hagen Bogdanski
  • Montaje: Lynzee Clingman
  • Música: Marcelo Zarvos
  • País: EE.UU. Año: 2011
  • Duración: 91 m.
  • Público adecuado: +16 años (erotismo)
  • Distribuidora: Aurum
  • Estreno: 27.5.2011

The Beaver

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año