El Chico: Llorar y reír

· Crítica de El Chico | Reestreno en cines 5 de febrero de 2021.

· Al cumplir 100 años, El Chico sigue siendo una película formal y materialmente prodigiosa, de esas que permite afirmar que antes de 1930 el cine había logrado ser perfecto.

Cuando Chaplin escribe, dirige, compone la música, monta e interpreta esta película tiene 31 años. Trabaja para la productora First National, pero ya desde 1918 dirige las películas que protagoniza y en 1919 funda United Artists con Griffith, Pickford y Fairbanks para de ese modo no depender de productores que le hicieran trabajar de una manera que no fuese de su agrado.

Habiendo participado en muchas decenas de comedias de dos bobinas, tiene muchísima experiencia. Pero nunca ha hecho un largo. Sus estrategias narrativas en El Chico son sencillamente deslumbrantes.

Como actor, en 1914, ya había creado The Tramp (en España, Charlot), un personaje muy conocido y estimado por el público. Es un vagabundo con un corazón de oro y una capacidad fabulosa de meterse en líos y resolverlos de una manera asombrosa. El slapstick, la pantomima, el burlesco no tienen secretos para el pequeño actor británico poseedor de un lenguaje corporal arrollador y una gestualidad inolvidable.

El Chico es una película en la que Chaplin experimenta por primera vez con el desarrollo dramático de una historia en tempo largo (6 bobinas y algo más de una hora), y lo hace con una premisa muy inteligente. Cuando se analiza la historia y la forma en que la película está conflictuada, se percibe la enorme cultura del artista británico que usa sus propias experiencias, relatándolas a la manera dickensiana, equilibrando muy bien las risas y las lágrimas. Como se ha dicho innumerables veces, en los largometrajes de Chaplin es imposible el llamado «ojo seco», porque, o bien lloras de emoción, o lo haces de risa.

Es bien conocida la historia del casting de Jackie Coogan y no es plan que yo se la vuelva a contar. La simpatía y naturalidad del niño fue captada perfectamente por Chaplin, por el sencillo motivo de que con él sus padres habían hecho lo mismo. Coogan estaba sobre los escenarios a los 4 años.

Al cumplir 100 años, El Chico sigue siendo una película formal y materialmente prodigiosa. De esas que permite afirmar que antes de 1930 el cine había logrado ser perfecto. Lo explicaré de otra manera: si ese año se hubieran terminado las películas, el cine ya había ofrecido suficientes obras maestras para considerarlo un arte mayor, perfectamente adulto.

También es perfectamente comprensible que Chaplin se negara en redondo a que Charlot hablase. Es absolutamente coherente con el ser y el hacer del personaje y con la esencia del mundo que crea a su paso característico.

Este reestreno en salas permitirá a muchos padres ir con sus hijos y comprobar que Chaplin enamora hasta el tuétano al que se pone por delante.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Roland Totheroh
  • Montaje: Charles Chaplin
  • Música: C. Chaplin
  • Duración: 68 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: A Contracorriente
  • EE.UU. (The Kid), 1921
  • Reestreno en cines: 5.2.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año