Inicio Críticas películas El circo de los extraños

El circo de los extraños

Compleja adaptación de una saga de 12 novelas a cargo de Weitz y Helgeland

El circo de los extraños (2009)

El circo de los extraños: Freaks, vampiros y lonas de circo

Traducir freaks por extraños, aunque políticamente sea más correcto que monstruos, no es ideal en este caso, pues de monstruos se trata, como en Freaks de Tod Browning (La parada de los monstruos). Estamos hablando de un circo de freaks.

La película comienza con un narrador, Darren, hijo perfecto, niño bueno, alumno ejemplar, contando su muerte. El circo tendrá una importancia capital en su vida.

La saga literaria de Darren Shan consta de doce libros, y los guionistas han tomado elementos de varios de ellos, complicándose la vida y complicándola al espectador: El circo de los extraños es una película confusa.


Su elemento central es el circo, y tanto el espectáculo como sus gentes tienen un gran atractivo, el director ha creado un ambiente genial y turbador; la secuencia del show es preciosa: hay un hombre serpiente, un hombre lobo, una chica mono, un hombre sin costillas, una mujer barbuda y mucha más gente extraña, pero se echa en falta aventura, acción, misterio, susto.

Naturalmente el primer libro de la serie es descriptivo, y el guión no ha sabido salir de su origen literario, y de literatura juvenil, ligera, inocente, sin demasiado miedo; en cuanto al misterio anunciado por el señor Mini, un elegante y gigantesco calvo que maneja los hilos del destino, lo veremos en la siguiente entrega, si llega. El propio señor Mini queda reducido a un elemento extraño que aparece y desaparece sumiendo al público en la confusión.

Está claro que Paul Weitz (In Good Company, Un niño grande) tenía ilusión por este proyecto y ha trabajado mucho todos los aspectos técnicos del filme: fotografía, efectos, banda sonora y actores -a los dos jóvenes principales les falta un poco de gancho, Salma Hayek, John C. Reilly están geniales-; pero claramente no ha sabido resolver el problema del guión, demasiado enrevesado, demasiado juvenil, demasiado descriptivo. Es probable que si llega a rodar la secuela anunciada, la saga gane en acción e interés. Tal y como está, la película es solo una historia entretenida para jóvenes, en la que los vampiros, según el nuevo canon, también son buenos.


Arriba: Las secuencias del show circense.

Abajo: El confuso guión.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Cirque du Freak: The Vampire’s Assistant, 2009)
  • Fotografía: J. Michael Muro
  • Montaje: Leslie Jones
  • Música: Stephen Trask
  • Duración: 108 min.
  • Público adecuado: +16 años (Violencia, Lenguaje crudo incidental)
  • Distribuidora: Universal
  • Estreno 16/07/2010
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil