El demonio bajo la piel: Mucha pregunta, poca respuesta

El demonio bajo la piel | Casey Affleck interpreta en El demonio bajo la piel a Lou, ayudante de sheriff en un pueblucho en medio de Tejas, es decir, de la nada. Allí nunca pasa nada, su misión es patrullar y saludar a los vecinos. Hasta que un día le encargan visitar a una prostituta e invitarla a abandonar la localidad. Después de azotarla -sí, azotarla- se deja seducir por ella, y así da comienzo una espiral de engaños, locuras, venganzas y maldades casi diabólicas.

La nueva adaptación de una novela de Jim Thompson (Atraco perfecto, La huida) no está a la altura de las anteriores. Winterbottom logra crear un clima desasosegante desde el principio, pero en eso se detiene todo. Debería haber intriga y el retrato de un pueblo lleno de mezquindades y secretos, pero sólo tenemos un punto de vista y un narrador: el inquietante protagonista, y ello nos brinda un recital a cargo de Affleck, pero eso no basta para salvar la cinta, que nos ha llenado de preguntas que quedan sin respuesta.

Lo mejor: El trabajo de Casey Affleck.

Lo peor: Demasiados agujeros en ese guión.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Marcel Zyskind
  • Montaje: Mags Arnold
  • Música: Melissa Parmenter
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2009
  • Duración: 109 min.
  • Público adecuado: +18 años (temática y tratamiento, sexo crudo, extrema violencia)
  • Distribuidora: Tripictures
  • Estreno en España: 21 enero 2011

The Killer Inside Me

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.