Inicio Críticas películas El día que vendrá

El día que vendrá

Crítica de la película

La esposa de un coronel británico llega para reunirse con él. Las fuerzas de ocupación requisan la casa de un distinguido arquitecto que vive allí con su hija

360
0
Compartir
portada
El día que vendrá

· Melodrama de esmerada producción con una buena historia mal contada: El día que vendrá no pasa del aprobado por las torpezas del guion.

Vencedores y vencidos

Basada en una novela de Rhidian Brook que ha participado en la escritura del guion, la película nos sitúa en Hamburgo. Estamos en 1946 en una de las ciudades más afectadas por los bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial. La esposa de un coronel británico llega para reunirse con él. Las fuerza de ocupación requisan la casa de un distinguido arquitecto que vive allí con su hija. El coronel Lewis y su mujer Rachel vivirán allí.

James Kent tiene mucha experiencia televisiva y alguna incursión en el cine, como la que hizo en 2014 con el drama Testamento de juventud. En España pasó directamente al DVD, a pesar de contar con Alicia Vikander y Kit Harrington en los papeles protagonistas en una esmerada producción de época (el primer cuarto del siglo XX). La vi y comprendí: el guion del biopic no era bueno y la historia, muy interesante, no se contaba bien.

El oficio de Kent y la solvencia de su puesta en escena son evidentes: empaque de cosecha  Gran Reserva de la BBC con Ridley Scott produciendo. La historia de El Ida que vendrá es muy interesante, los actores son muy buenos (especialmente el australiano Jason Clarke, que salva su personaje con enorme dignidad), pero el guion deja mucho que desear en su maniqueísmo simplón, en la pésima administración de la historia afectiva de los protagonistas y en los severos problemas en la progresión dramática de la historia que peca de un esquematismo que daña la solidez de los personajes, demasiados. En particular, es exasperante la torpeza que supone salpicar el relato de secuencias de sexo volcánico que parecen sacadas de otra época y de otra historia. Logran justo lo contrario de lo supuestamente pretendido: que no te creas casi nada y que las tramas más interesantes queden meramente hilvanadas.

Se desaprovechan muchos hilos atractivos: saber ganar y no entregarse a la venganza, relaciones entre vencedores y vencidos, la actitud de las élites alemanas con el nazismo, los sufrimientos de los que combanten en el frente y de los que han quedado en casa, el matrimonio a prueba de guerra… Un melodrama a la antigua usanza (muy melodrama), que podría haber sido brillante y no pasa del aprobado.

___________

(El tráiler destripa de manera atroz la película… Mejor, les pongo un clip)

Reseña Panorama
s
Compartir
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor