El dios de madera: Poco cine

El veterano novelista y crítico de cine de 66 años hizo una primera incursión en la dirección cinematográfica con la poco agraciada Sagitario (2001). Ahora vuelve a la carga con otra mala película, El dios de madera.

No convence el argumento, por lo increíble de la historia, empezando por la relación de amor tardío entre la madura María Luisa con Yao, el joven negro senegalés que se dedica al top manta. Molina mete con calzador una trama de homosexualidad y deja al descubierto sus carencias como escritor; aún mayores cuando ejerce como director y guionista.

- Anuncio -

Salvo Paredes, los actores están mal, en parte porque no se les dirige bien, porque los personajes no están bien perfilados, encorvados por el peso de un fardo de tópicos y discursetes pomposos. Marisa Paredes (La piel que habito) con experiencia y aplomo, saca adelante su personaje, por el que le premiaron en Málaga.

Sinopsis

Yao, un muchacho senegalés que vende en la calle, es de religión animista; Rachid, antiguo socorrista marroquí ahora peluquero, musulmán; y junto a ellos están María Luisa, una viuda madura que aún sigue yendo a misa sin olvidar su pasado, y su hijo Róber, que quería ser pianista, y ahora es diseñador de páginas web y está enamorado de Rachid. La acción trascurre en Valencia.


Lo mejor: Marisa Paredes.

Lo peor: Todo lo demás.

Ficha Técnica

  • País: España, 2010
  • Fotografía: Andreu Rebés
  • Montaje: Ascensión Marchena
  • Música: Luis Ivars
  • Duración: 116 minutos
  • Público adecuado: +18 años (temática, sexo)
  • Distribuidora: Sagrera
  • Estreno en España: 16 de julio de 2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Avatar
Profesora universitaria de Cine Español y Estética Musical. Directora Grado Comunicación en Centro Universitario Villanueva