El domingo si Dios quiere: De Argelia a Francia

El domingo si Dios quiere | Zonina, su suegra y sus tres hijos viajan desde Argelia, su país natal, hasta Francia para reunirse con Ahmed, el cabeza de familia que vive y trabaja allí desde hace diez años. Zonina tiene que adaptarse a un país desconocido, enfrentarse a la hostilidad de sus vecinos, y sobre todo aceptar su lugar en una sociedad muy distinta.

Yamina Benguigui se ha movido durante algunos años en el campo del documental y ha dirigido varios cortometrajes (Pimprenelle, Le grand Voyage). Con su primer largometraje El domingo si Dios quiere (estrenada en Francia en el 2001) ha conseguido el premio de la Fripesci en el Festival de Toronto.

Una de las mejores cualidades con las que cuenta la película es la interpretación de Fejria Deliba, piedra angular de la película y vínculo entre el espectador y la historia.

La realidad del mundo que rodea a Zonina (limitado por las paredes de su casa) se nos muestra tal como ella lo ve, una mezcla de tristeza y desconcierto. El novedoso mundo francés está barnizado con una capa caricaturesca (la vecina y su jardín, la feliz divorciada o la misteriosa mujer del perro).

El mundo doméstico, de puertas adentro, que ella conoce bien, es el contraste. La narración es ágil y progresivamente vamos entrando en la cotidianidad de la protagonista, que dibuja una existencia denigrante, en la que las libertades más elementales brillan por su ausencia.

No es una película redonda ni mucho menos, pero es un buen trabajo: el retrato de una mujer argelina, realizado con cierto estilo por una mujer argelina. Un fresco pintado con los pinceles de la denuncia, que si bien, no apunta soluciones, vale como testimonio.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Antoine Roch
  • Montaje: Nadia Ben Rachid
  • País: Francia y Argelia
  • Año: 2004
  • Distribuye: Karma / Festival Films
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete